Las idas y vueltas de la marcha del 24 de Marzo @profejuanca Unidad no es unión Cuando las partes son incompatibles, resulta imposible conciliar posiciones tan antagónicas. Es pretender u...

Las idas y vueltas de la marcha del 24 de Marzo

24 - 03 - 18 - EMVJ

Director Editorial 2016

@profejuanca

Unidad no es unión

Cuando las partes son incompatibles, resulta imposible conciliar posiciones tan antagónicas. Es pretender unir el agua con el aceite. Era cantado que no iba a existir acuerdo posible entre el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia con los Organismos históricos de Derechos Humanos ligados al kirchnerismo.

Muchas y muchos preferíamos un acto independiente del Encuentro a tener que soportar el "vamo a volveer" de los sectores kirchneristas. Y sucedió lo que tenía que ocurrir, pese a las declaraciones de Taty Almeida en Página 12. No pasó la intención de dos marchas, un escenario y dos discursos. Resultaba imposible una conciliación entre miradas diferentes. Nora Cortiñas, nuestra Madre, fue sabia al afirmar que "haya 1, 2, 3 marchas, pero hay que salir a la calle".

Así, cada sector marcha por su cuenta para ocupar la Plaza del pueblo en horarios diferentes aunque, por supuesto, nunca se sabe lo que puede acontecer teniendo en cuenta que los sectores kirchneristas pretenden ser los dueños de los Derechos Humanos.

No olvidamos

Quienes estamos a favor de la marcha del Encuentro tenemos buena memoria. Milani, Julio López y Luciano Arruga nos separan de ese sectario que pretende arrimarse al 2019. Tampoco olvidamos la represión a los trabajadores de Las Heras y el resto de los conflictos de los trabajadores durante los 12 años kirchneristas.

Menos aún, el colaboracionismo con el macrismo; primero, en la Legislatura porteña y luego, en el Congreso Nacional. Jamás podemos olvidar que son socios, que son burgueses y forman parte de la burguesía que pretende arrebatarles las tierras a la nación mapuche y al resto de los pueblos originarios.

Desde nuestra visión, nos separa la ausencia de la discapacidad en la agenda política que, inclusive, abarca a la autoproclamada izquierda. Ni una palabra en las convocatorias y menos aún, en los hechos. Y todavía tenemos que soportar que se intente confundir discapacidad con invalidez, como pretende hacerlo el Gobierno Nacional, derivación de la problemática del otorgamiento de las pensiones. Insistir si un niño tiene capacidad laboral es desconocer que no forma parte de la población económicamente activa y buscan denegarlas por ese motivo: la falta de incapacidad laboral.

No cabe duda que es la continuación de la dictadura y del menemismo. Denegar pensiones o revisarlas es lo mismo que condenar a muerte a miles y miles de niños, jóvenes y adultos con el pretexto de saber si tienen o no incapacidad laboral. No es nuevo ese objetivo y el kirchnerismo lo que hizo fue suavizar la normativa menemista para que no surjan voces opositoras desde las ONG's que usufructúan los subsidios estatales.

También nos duele el olvido de los 40 años de la desaparición de José Poblete y Marta Gertrudis Hlazic; ambos luchadores por la discapacidad, uno mediante la fundación del Frente de Lisiados Peronistas y que lograra la ley del cupo laboral en 1975 y otra, con su labor social en las villas. Parece mentira que ambos sectores de organismos de Derechos Humanos lo hicieran y no dijeran una sola palabra.

No perdonamos

Jamás podría hacerse una marcha unitaria con quienes colaboraron con la sanción de las leyes macristas que permitieron el incremento exponencial de la deuda externa como también callaron ante la prisión domiciliaria de genocidas y represores. Lo mismo podría decirse de la intención de liberar a quienes ya están encarcelados, con varias perpetuas, por las atrocidades que han cometido durante la dictadura genocida.

Tampoco podemos marchar con quienes, desde su banca, desprecian a los pueblos originarios como el Senador Nacional Miguel Ángel Pichetto o permitieron la sanción de la Reforma Previsional que hoy afecta a trabajadores y jubilados.

No podemos perdonar semejantes afrentas a la memoria, al pueblo y a los trabajadores.


No nos reconciliamos

Es imposible reconciliarse con genocidas y represores, pero tampoco con aquellos que siguen legislando en contra del pueblo y pretenden llevar agua a su molino pensando en las elecciones generales del año próximo.

Por eso, marchamos con el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia. Ningún genocida libre. Queremos justicia para Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, Luciano Arruga, los 7 de Pergamino y tantos otros que cayeron bajo las balas macristas.

Pero también esperamos que se acuerden de un colectivo de 7.000.000 de personas que han adquirido algún tipo de discapacidad. Porque no eligieron adquirirla. Simplemente aconteció por las consecuencias de una enfermedad, sin olvidarnos de los agrotóxicos que, hoy día, son la segunda causa de discapacidad en nuestro país.

Retomemos la lucha

Por los derechos de ayer y de hoy, no cabe otro camino que la ocupación de las calles. Por el aborto, por las pensiones para las personas con discapacidad e ir contra la reforma laboral que se viene.

Los derechos no son concesión graciosa del poder, se los arrebatamos a él. Y allí está el fundamento de nuestro lento o rápido andar para que la burguesía sepa que tiene un límite: la paciencia del pueblo...