La economía según la mirada Foto : El Cronista Por el Lic. Julio C. Gambina Resulta muy contradictoria la observación de la realidad económica y especialmente sobr...

La economía según la mirada

mini_davos

Foto: El Cronista

Julio Gambina 2

Por el Lic. Julio C. Gambina

Resulta muy contradictoria la observación de la realidad económica y especialmente sobre la política económica.

Siempre importa considerar quien realiza el análisis, ya que la cuestión económica supone intereses contradictorios. Todo depende del cristal con se mire la realidad, si desde el ángulo y mirada de los beneficiarios, o desde la mirada de los perjudicados.

Por eso, cada acontecimiento requiere ser observado desde ángulos contradictorios, y existe decisión explícita de ganar consenso por uno u otro enfoque.

En este sentido, una batalla ganada a priori por las clases dominantes y el gobierno es la necesidad de inversores externos para superar la recesión actual de la economía local, sin mirar el cuadro recesivo en Brasil y las dificultades para el crecimiento de la economía mundial. El contra sentido requiere discutir el propio orden capitalista y sus supuestos que remiten al origen del inversor para el proceso de trabajo y de valorización.

Desde otro ángulo y en el mismo sentido, se creyó que el consenso incluiría el aumento de las tarifas de servicios públicos y fue un error grosero, ya que con límites se impuso la protesta social y se morigeró el incremento, aunque este marcha en cuotas. Hay necesidad de potenciar el contrasentido y discutir el modelo energético.

Sigue siendo necesaria una profunda batalla de ideas sobre los rumbos alternativos para resolver los problemas económicos locales, lo que requiere en principio discutir si lo que se pretende atender es la lógica de las ganancias o la de las necesidades sociales insatisfechas.

Foro de Inversiones: el mini Davos

Se hizo el Foro de Inversiones y Negocios de la Argentina, FINA, con 1900 empresarios, muchos de los cuales son expresión de la dominación capitalista mundial y causa de la inmensa desigualdad de ingresos y riqueza en la población global.

El gobierno, eufórico en el cierre de su cónclave empresario, contabiliza entre 10.000 y 12.000 millones de dólares de nuevas inversiones externas que podrían llegar a la Argentina, veremos.

A esos millones se les suma otras inversiones anunciadas en varias ocasiones, incluso de arrastre del gobierno anterior. Totalizan unos 40.000 millones de dólares, un 40% de la inversión prevista en el proyecto de presupuesto 2017.

Una parte importante de la oferta en el FINA son las inversiones mineras, junto a las financieras, para telecomunicaciones, infraestructura y energía.

Derrame y contaminación

En simultáneo ocurrió un nuevo derrame de solución cianurada en San Juan, donde la Barrick opera una explotación de mega minería a cielo abierto.

Una semana demoró el gobierno en hacer evidente la situación y el propio gobernador sanjuanino recibió de cuerpo presente la protesta social creciente más allá del activo militante movilizado.

Hace apenas un año había estallado el problema con un derrame de la Barrick que no termina de cuantificarse y queda claro que no alcanza con multas, necesitando se discuta el sentido de la explotación minera a cielo abierto, algo que se escamotea desde el gobierno y que la población comienza a demandar.

Las dos caras del análisis supone considerar para quien fue beneficiosa la presencia de los inversores externos en el CCK. La extendida custodia de la reunión, en un piquete de seguridad gubernamental, impidió a los manifestantes de la Asamblea “Argentina Mejor sin TLC” acercarse hasta el Foro y expresar el descontento y repudio a la liberalización y facilitación de negocios para empresas necesitadas de oportunidades de ganancias.

Claro que los empresarios reclamaron a quien quisiera oír que pretendían previsibilidad en las condiciones de su inversión, para lo cual, el gobierno insistió en el argumento de la reaccionaria reforma laboral y el control del conflicto social. Para esto acude al mensaje de cautela hacia las centrales sindicales que anticipan Paro Nacional de continuar el efecto regresivo de la política económica en curso.

Audiencia por el Gas y presupuesto 2017

Algo parecido ocurre con la iniciada Audiencia Pública por el Gas, con el Gobierno corriendo contra reloj para imponer sus incrementadas tarifas, ahora escalonadas hacia el 2019.

El acuerdo empresario es explícito en las afirmaciones de todas las empresas, que seguirán recibiendo gigantescos subsidios en el punto de origen del precio del gas en boca de pozo.

Con el piquete de seguridad se impidió a organizaciones sindicales, sociales y políticas que protestan contra el tarifazo y la política energética llegar al recinto de los debates, válido para todas las sedes en que se realiza la audiencia no vinculante.

Más allá del resultado de estas Audiencias, la protesta social continuará ante las dificultades económicas de buena parte de la sociedad para hacer frente a los nuevos precios del gas, a lo que deberá sumarse el incremento del agua y la luz.

En el Parlamento fue presentado el proyecto de Presupuesto 2017 y en sus objetivos y orientaciones queda claro por donde transitará la complejidad y contradicciones de la situación socio económico de la Argentina, con mantenimiento de subsidios a las empresas e impacto en la disminución de la capacidad de compra de la sociedad de menores ingresos.

Se indica en el proyecto presupuestario una inflación del 17% y un Gasto acrecentado en el 23%, habilitando varios debates sobre la estimación real del crecimiento de los precios, la contención salarial para los trabajadores estatales, que imaginan en el techo del 17%, pero también, la disputa por el destino del mayor gasto en un año de elecciones legislativas de medio tiempo del mandato presidencial.

El impuesto a las ganancias, especialmente las modificaciones sobre la cuarta categoría que impacta sobre salarios y la autorización para tomar deuda pública por 46.500 millones de dólares, serán temas de discusión.

Retornan las auditorías del FMI

El Presidente argentino viaja a Nueva York para asistir a la Asamblea anual de las Naciones Unidas, al tiempo que se concreta la visita del FMI a la Argentina para auditar las cuentas de la economía local, que venía suspendida desde el 2006.

La presencia del FMI genera también lecturas contradictorias, entre el mundo de las empresas que necesitan avales de “estabilidad” económica y política y la respuesta social ante la segura reiteración de recetas tradicionales de ajuste y reestructuración regresiva del organismo internacional.