Brindamos por un nuevo año con lucha sin tregua Se termina un 2016 bañado en sangre, después del fusilamiento del joven Arévalo en la intersección de Carlos Calvo y Avda. Jujuy, tal como ...

Brindamos por un nuevo año con lucha sin tregua

2017

Se termina un 2016 bañado en sangre, después del fusilamiento del joven Arévalo en la intersección de Carlos Calvo y Avda. Jujuy, tal como informó CORREPI; con el flagelo de la desocupación, luego de miles de despidos por parte de Cambiemos, que significa una vuelta al pasado y el desamparo de las personas con discapacidad; en particular, de los electrodependientes y los pueblos originarios.

Tampoco podemos olvidar las domiciliarias a los genocidas y represores por parte de un Poder Judicial sujeto a los vaivenes de la política de Derechos Humanos del gobierno macrista. Una pequeña batalla se ha ganado con la denegatoria de dicho beneficio a Etchecolatz, pero quedan muchas más en el camino.

Nuestro país se ha convertido en un Cromañón permanente; con un genocidio por goteo que apenas se advierte, de la mano de los agrotóxicos y del permanente desdén por la suerte de los pobres, a los cuales se los extermina por la bala asesina y por la política económica y social, la que es un arma tan letal como el plomo.

El gran desafío para el 2017 es encontrar el camino para la lucha organizada, en plena unión, sin egoísmos ni egocentrismos para enfrentar el duro ajuste que se viene. Vienen por todo y por todos. Abramos bien los ojos para darnos cuenta de la gravedad de la coyuntura actual.

Si no hay paz para el pueblo, que tampoco exista para el gobierno. No puede darse tregua a la lucha. Habrá que seguir en la toma de fábricas y empresas como también continuar en las calles. Que nadie crea que pequeñas batallas, como la de los becarios del CONICET, bastan para enfrentar al capitalismo.

Es hora de seguir luchando por otro sistema, otra Argentina y otro mundo en donde todas y todos podamos encontrar la dignidad perdida a manos de CEO's que solamente vienen a hacer más ricos a aquellos que ya lo son.

Por eso brindamos por un nuevo año con lucha sin tregua. Para sentirnos vivos. Para que la memoria dormida se despierte. Para que todas y todos nos unamos en un solo puño contra el capitalismo y el imperialismo.