El gatillo fácil como política de Estado Por el Prof. Juan Carlos Sánchez El 2016 se despidió con una ola de gatillo fácil, según denunció CORREPI (Coordinadora contra la Represió...

El gatillo fácil como política de Estado

Correpi - Basta de Gatillo Facil 2

Por el Prof. Juan Carlos Sánchez

El 2016 se despidió con una ola de gatillo fácil, según denunció CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional) en la siguiente cronología (1):

- 16/12. Córdoba. Érica Cortez, de 23 años, se “suicidó” en el penal de Bauer. Faltaban cinco meses para que cumpliera su condena y ya contaba con salidas transitorias.

- 17/12. Buenos Aires, Almirante Brown. Un teniente 1º del Comando Patrullas Lomas de Zamora dijo que “se vio obligado a disparar” cuando dos personas le quisieron robar el auto. Un joven de 22 años murió después de recibir dos disparos, el otro escapó.

- 19/12. Penal de Villa Las Rosas, Salta. Un preso de 47 años murió acuchillado. Las autoridades del Penal no dejaron trascender ni el nombre del muerto.

- 21/12. Lanús Oeste. Dos chicos intentaron robar un colectivo de la Línea 9. Un policía de civil les vació el cargador a los dos, ahora están internados. Uno de los chicos tiene 17 años y 6 balazos.

- 21/12. CABA, San Cristóbal. Un chico, del que todavía no tenemos nombre ni pudimos contactar a la familia, fue perseguido durante una cuadra por un policía. En el cruce de Jujuy y Carlos Calvo, el policía apuntó y gatilló. La bala fue directo a la cabeza. Muchas personas que circulaban o viven ahí vieron cómo el policía disparaba y escucharon un solo tiro. Pero después aparecieron doce vainas en la misma escena. Intentaron armarlo, pero no hubo enfrentamiento.

- 22/12. CABA, Caballito. Dos personas fueron perseguidas por una mujer policía cuando escapaban. Ariel Martín Santo murió, acribillado en la cabeza. Aunque quisieron justificar el fusilamiento con un enfrentamiento, sólo hay evidencia de balas de la policía, que fue detenida.

- 22/12. Córdoba. Lucas Leones Ruschi, 13 años, cruzaba el patio de la parroquia cuando fue fusilado con un tiro en la cabeza de parte del sargento Armando Murúa. Según él, disparó porque el chico intentó robar una motoguadaña.  La familia contó que Lucas atravesaba el patio para cortar camino hacia el potrero del barrio.

- 22/12. Trujui, Moreno. Manuel, de 17 años, fue acribillado por la espalda, para luego ser rematado en el piso por un policía local de civil. Su amigo estuvo detenido y para estos momentos ya fue liberado. ¿La excusa del policía? Pensó que iban a robarle.

Ellas y ellos forman parte de los 264 casos que registra la organización antirrepresiva desde la asunción del gobierno macrista. Y así lo sintetiza: "en siete días (del 16/12 hasta el 22/12) dispararon contra ocho personas, mataron a cuatro, enviaron a dos al hospital y dos personas murieron encerradas en los penales del Estado".

Las fuerzas represivas siempre estuvieron al servicio de la burguesía. Como bien afirma la organización, cuyo mayor referente es la Dra. María del Carmen Verdú, los casos fueron variando a lo largo del tiempo; a veces, más y en otras, menos, pero sus consecuencias son las mismas: tortura y muerte de personas jóvenes.

Y resulta evidente que constituye una política de Estado. Los medios hegemónicos agitan sobre la inseguridad y los "pibes chorros", provocando la reacción de los sectores medios y altos que piden mano dura que es aprovechada por este gobierno y el resto de la dirigencia política burguesa.

El caso Soriano

No obstante, los fusilamientos son moneda corriente. El pasado 21 de diciembre, Nicolás Álvaro Soriano, de 36 años, fue fusilado por el Sargento PFA Sergio Damián Lucero en la intersección de la Avda. Jujuy y Carlos Calvo, pleno barrio de San Cristóbal de esta Capital. "Lo persiguió por más de una cuadra. El pibe se entregó, levantó las manos, desarmado. Pero cuando se dio vuelta le dieron una sola explicación: un sólo tiro, en la frente" (2).

Pronto armaron la escena del enfrentamiento, ante la llegada de los medios de comunicación, para justificar semejante aberración. Pero como informó la organización antirrepresiva, "Los vecinos y vecinas escucharon, todos sin excepción, un sólo tiro. Sin embargo, al momento de la reconstrucción, se encontraron 12 vainas dispersas junto al cuerpo. Es indudable que apuntaron a simular un tiroteo. Pero no alcanzó, lo había visto mucha gente. Demasiada". Muchas y muchos testigos para un fusilamiento clarísimo por parte de un efectivo policial.

Apenas conocida la noticia, Soriano era un NN más del Hospital Ramos Mejía pero no lo pudieron ocultar por mucho tiempo. La militancia de CORREPI pudo averiguar su nombre, el cual ya estaba en conocimiento del juzgado desde el día siguiente del hecho. "El jueves 22, un policía de la comisaría del barrio se había presentado en su casa para constatar el domicilio. No le dijo que habían identificado a Nicolás por sus huellas dactilares, ni que estaba en gravísimo estado en un hospital en la ciudad de Buenos Aires. Tampoco le dijo que lo mandaban desde un juzgado nacional. Como hacía mucho tiempo que Nicolás vivía en la calle, y cada tanto le avisaban de alguna detención, ni se le ocurrió vincular la visita policial con el episodio de San Cristóbal". Su domicilio estaba en Virreyes, partido de San Fernando, provincia de Buenos Aires, donde la organización antirrepresiva interrumpía "la cena de un joven matrimonio y sus hijos: ' Me dijeron que estaba detenido, yo esperaba que me avisaran cuando lo podía visitar ', dijo la hermana de Nicolás, que no terminaba de creer lo que le contábamos".

El ocultamiento de los hechos también es una política de Estado. ¿ O nos olvidamos de la cadena de encubrimientos judiciales, policiales y políticos en el caso de Luciano Arruga ?.

Pero el pasado 26 de diciembre, se realizó un corte en el lugar de los hechos para denunciar este caso de gatillo fácil, un fusilamiento sin medias tintas por parte del Sargento Lucero, quien ahora goza de "una defensa particular, dedicada y experta, sin que le cueste un peso. Tiene a su servicio a los abogados de la División de Asuntos Penales de la Dirección de Asuntos Jurídicos del ministerio de Seguridad". (3).

Cualquier otro mortal tiene que recurrir al Defensor Oficial, cuya cantidad de causas excede a las posibilidades de una efectiva defensa o pagar un abogado penalista que, por supuesto, lo llevará al empeño de sus bienes.

Dicho privilegio forma parte de la estrategia burguesa a la hora de proteger a sus esbirros. El suboficial ya estaba citado para prestar declaración indagatoria pero sus abogados pidieron tiempo para "analizar" la causa que, sin dudas, no es otra cosa que armar los lineamientos para justificar su accionar. Pero no es el primer caso en el cual sucede: "Nos cruzamos por primera vez con estos funcionarios ministeriales de planta en abril de 1991, en la causa Bulacio. Desde entonces, los enfrentamos en la causa por la represión del 20 de diciembre de 2001, en la causa por Mariano Ferreyra. y en infinidad de casos de gatillo fácil y torturas, porque defendieron a Miguel Ángel Espósito (asesino de Walter Bulacio), Juan José Luquet (asesino de Marcelo Báez), Jorge Goyochea (asesino de Marcos Viera), Luciano Cruz Gaete Ossandón (asesino de “Kunky” Méndez), Alberto Segovia (asesino Mauro Vega), Javier Almirón (asesino de Gonzalo Crespo), los cuatro policías asesinos de Marcelo Maione Míguez; los agentes del servicio penitenciario Galarza, Mir y Tocayuk, que torturaron hasta la muerte a Fito Ríos, hijo de Delia Garcilazo; otros torturadores como Carlos Fabián Chávez y Víctor Pablo Barrionuevo; los policías en la causa Cromañón; los asesinos de Carlitos Abregú y Emanuel Ojeda, y al asesino de Esteban Paniagua, entre otros" (3), tal como nos cuentan las y los compañeros de CORREPI.

El gatillo fácil, el ocultamiento y la defensa privilegiada de los represores es una tríada en donde se enlaza el poder político, el judicial y el policial o cualquier otra fuerza represiva del Estado. Y ante ella, solamente queda la organización y lucha para quienes gatillan contra el pueblo y las y los trabajadores sean separados de la fuerza y condenados por su nefasto accionar.

Es parte de lo que se viene, pero eso ya es para otra nota...

NOTAS:

(1) "7 días: 2 muertos en cárceles, 6 casos de gatillo fácil" Comunicado de CORREPI.

(2) "Hace unas horas, en el barrio de San Cristóbal fue fusilado un pibe en el cruce de Jujuy y Carlos Calvo" Comunicado de CORREPI.

(3) "Gatillo fácil en San Cristóbal: Para Bullrich, otro ' acto de servicio policial ' "