No nos olvidamos de Cromagnon No pudimos acompañarlos como otros años. El calor conspiraba contra ese propósito que, año a año, veníamos repitiendo en la Plaza de Mayo y...

No nos olvidamos de Cromagnon

Cromañon 02

No pudimos acompañarlos como otros años. El calor conspiraba contra ese propósito que, año a año, veníamos repitiendo en la Plaza de Mayo y marchando hacia Plaza Once. Pero no olvidamos, no perdonamos y no nos reconciliamos con los autores intelectuales y materiales de una tragedia evitable que se llevó a 194 pibes y a numerosos padres y sobrevivientes que no pudieron soportar semejante dolor.

Por ello, para reparar dicha ausencia, hoy publicamos la declaración consensuada que se leyó en la plaza del pueblo, en donde confluyen los reclamos generales y sectoriales. Y ella expresa una realidad que no ha perdido vigencia pues los Cromagnones continúan. Escuelas con deficiencias edilicias y falta de controles son la constante del Gobierno de la Ciudad. Y lo sucedido en Olavarría, despertó esas sensaciones como aquel 30 de diciembre de 2004...

CROMAÑON 30 DE DICIEMBRE: EL ESTADO ES RESPONSABLE

A 12 años de la masacre rendimos homenaje a nuestros pibxs recordándolxs a cada momento y luchando porque otrxs jóvenes puedan vivir su juventud con justicia, con trabajo, con vivienda, con posibilidades de estudio. En este documento, tomaremos muchas de las palabras que fuimos construyendo junto a otras víctimas (de gatillo fácil, de supuestos accidentes evitables, de negligencia, corrupción, represión, violencia institucional).  Porque son palabras construidas solidaria y colectivamente. Con ellxs sostenemos que “…en nuestro país, ante las diferentes violencias a las que el Estado nos somete, únicamente  la movilización y denuncia permanente, logra avances -nunca totalmente reparatorios- tanto en el plano jurídico, como en el legislativo y político. Nuestra experiencia nos ha demostrado que cotidianamente, en lugar de retraernos en nuestro dolor, hemos necesitado convertirlo en lucha y transitar un largo camino por memoria, verdad y justicia.

…  “justicia” no es solamente una resolución jurídica. Justicia sería que cada hecho que atenta contra el buen vivir, no vuelva a producirse. Justicia es cortar el círculo de impunidad.  JUSTICIA ES QUE NO SE REPITA. Y en ese sentido, como sociedad estamos muy lejos de haber alcanzado esa Justicia.

En estos 12 años caminamos exigiendo castigo a los responsables, comenzando por los responsables políticos, es decir los funcionarios de la Ciudad de Buenos Aires  y de la Policía. Mención aparte pero no menos importante, es la denuncia de quienes debieron implementar medidas durante la Emergencia producida en la noche del 30 de diciembre, que desnudó una vez más las condiciones de esta República de Cromañón que es la Ciudad de Buenos Aires: ambulancias insuficientes, hospitales colapsados, insumos básicos inexistentes, desorganización en la derivación de heridos, etc.

Movilizándonos en las calles y participando de diversas instancias en el Juicio Político al destituido Aníbal Ibarra y  en los Juicios Penales contra los responsables, quedaron  desnudadas ante la sociedad las condiciones en que funcionaba un boliche que debió brindar cuidado a nuestros jóvenes.  La media sombra tóxica, la puerta de salida con candado, la capacidad de 1.000 personas llevada a más de 3.000, la ventana tapiada, los planos truchos, la ausencia de grupo electrógeno, el vencimiento de matafuegos, las canchas de fútbol en la azotea que impedían la ventilación pero no el negocio.
.

Si a esto sumamos las coimas a funcionarios y la sobreventa de entradas, junto a la complicidad política, y las más de 30 alertas que desoyó  el Gobierno de la Ciudad acerca de las condiciones reales de  los boliches, todos hechos probados durante la causa penal y el juicio político, queda la conclusión evidente de que todos los hechos que llevaron a la muerte de nuestros hijxs, amigxs, compañerxs, no fueron accidentales sino evitables. Y que el eje fundamental tuvo que ver con la complicidad empresarial estatal, que con nombres y apellidos (Levy, Chabán, Ibarra entre otros) prioriza los negocios ante la vida.

Cromañón podría ser incluido en la larga lista de muertos producidos por la ampliación de las fronteras de la precariedad, con su trama oscura de complicidades,  corrupciones e impunidad, estatal y privada. Sin embargo, a esto hay que añadir un elemento que marca su carácter explosivo: la presencia de los jóvenes, como víctimas de esta maquinaria criminal.

Es la misma maquinaria criminal que, más allá del hecho puntual, provoca las muertes en los que luego llama accidentes; la que no protege a las víctimas de femicidios. La que crea las condiciones para la trata de personas. La que desaparece pibes en calles y comisarías. La que trata de cerrar constantemente el círculo de impunidad que sostiene las violencias múltiples a que está sometido todo el pueblo argentino.

La responsabilidad del Estado (en esta maquinaria) se expresa tanto x acción directa  (criminalización de la protesta y la pobreza, violencia institucional-policial; gatillo fácil, causas armadas, corrupción, amparo a los poderosos), como por abandono (negligencia, desprotección a las víctimas, encubrimiento, omisión de deberes, falta de seguridad laboral y vial, entre otros). 

Como familiares, sobrevivientes y amigos, hemos transitado un camino que puede mostrar ciertos logros. Entre ellos: la justa destitución del impresentable ex Jefe de gobierno de la Ciudad, Aníbal Ibarra; la concreción de los Juicios Penales Cromañon I y II, las condenas de cumplimiento efectivo a algunos de sus responsables, entre ellos empresarios de la noche y altos funcionarios policiales y gubernamentales. Estos triunfos relativos no nos empañan la memoria. Sabemos que el principal responsable político de la masacre Aníbal Ibarra continúa intentando carrera política; que no están condenadxs todos lxs que tendrían que estar y que la Causa de la Emergencia cayó por acción de las corporaciones.

Pero sobre todo, convencidxs de que JUSTICIA ES QUE NO SE REPITA, denunciamos que post Cromañón –en gobierno de Telerman- se produjo el evitable incendio de un taller clandestino en Flores con muerte de niños y jóvenes; que en gobierno de Macri se produjo el siniestro en el boliche Beara; que  las inundaciones de La Plata se produjeron en gobierno de Bruera y Scioli-, que la tragedia de Once se produjo con responsabilidad del estado nacional, en ese momento Cristina Kirchner; y en un listado incompleto, la reciente tragedia de la disco Time Warp, con evidente responsabilidad del actual jefe de gobierno, Larreta. Que no fue interpelado por la Legislatura de la Ciudad de Bs As con mayoría oficialista y del FPV.

Por estos múltiples motivos, las víctimas de violencias y las agrupaciones de derechos humanos, queremos mantener independencia de todo poder político. Al gobierno de turno, le exigimos salud, educación, trabajo, cuidado, vida digna. No participamos de Agencias de Control que denunciamos. No participamos de gobiernos a los que interpelamos.

En otro 30 de diciembre, saludamos en particular a otras víctimas de impunidad que salen a luchar cotidianamente. Convocamos a acompañar todas estas justas luchas. En una posta de esta lucha, saludamos a familiares y amigos de Luciano Arruga, cuyo nuevo aniversario recordaremos (recordaron) en enero. También en este caso: EL ESTADO ES RESPONSABLE.

No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.

LOS PIBES DE CROMAÑON PRESENTES AHORA Y SIEMPRE