El grito en el infierno (APE) Por Alfredo Grande (APe).- “El 22 de Junio de 2010 falleció Berto, un militante y dirigente popular, que fue uno de los que fundaron el M...

El grito en el infierno (APE)

Infierno

Alfredo Grande 2

Por Alfredo Grande

(APe).- “El 22 de Junio de 2010 falleció Berto, un militante y dirigente popular, que fue uno de los que fundaron el MULCS en 2010. Roberto militó durante 30 años en luchas populares, desde su actuación en el gremio de los trabajadores de la Universidades nacionales, pasando por la coordinación sindical nacional e internacional. Por eso, este 25 de junio haremos un homenaje, en nuestro centro cultural Suarez en el marco de las Jornadas por Darío y Maxi”. “Solo saben los que luchan”, dice un aforismo implicado.

Y es un saber atemporal, o sea, es válido para todos los tiempos. Pero también es histórico, porque no desconoce las condiciones concretas económicas, políticas y sociales que le dan sentido a esas luchas. “Mientras hay lucha, hay esperanza” señala otro aforismo. Por eso la esperanza no es esperar, sino generar. La esperanza es activa, cuando propicia, prepara, anticipa un futuro que arrase con este presente donde la muerte se siente tan cómoda.

Grito - Sufrimiento - Aforismo Implicado AG

El tema estratégico es dónde debemos poner los gritos. En el cielo de la conciliación de clases, no. En el cielo de la educación oficial, de esa pedagogía de la crueldad, más acá de los guardapolvos blancos, tampoco. En el cielo de la economía de mercado, cuando más social sea, menos que menos. En el cielo de los consensos mayoritarios, de las idolatrías delirantes, de las convocatorias que unen amigos con enemigos, tampoco. En el cielo de los slogans, las consignas marketineras, los anuncios falsos de toda falsedad, las inauguraciones que nunca se inauguran, o que se inauguran por un tiempo pequeño, demasiado pequeño, no, no y no. Y si ponemos nuestros gritos en la estrategia, entonces otros gallos cantarán.

Las derechas planifican el dolor, la tristeza, la barbarie, las masacres, con décadas de anticipación. Las izquierdas a veces se conforman con lo reactivo, que siempre es masivo pero efímero. Ante tarifazos, ni una menos, los despidos, el saqueo de la inflación más recesión, el coraje de los militantes de las izquierdas copa la parada. Pero a mi entender, limitado y opacado por años de lucha y desaires, es siempre el día después. Lo dije en el Hospital Borda cuando la metropolitana hizo una remake de la conquista del desierto… de un manicomio.

Un testimonio que sube Jorge Garaventa ilustra: “Murió Carlos Escobar, el papá de Sergio, otra víctima de la masacre de Cromañon... parte de una familia hermosa que lo llevó a pelear contra el cáncer y sus propias contradicciones” Cromañón fue el hecho maldito de la ciudad ibarrista. Madres, padres, hermanos, amigos, sobrevivientes, fueron cruelmente acusados de haber facilitado la llegada de Macri. Como respondiera Picasso a los oficiales nazis: “no lo hicieron los sobrevivientes; lo hicieron ustedes”.

En el debate a tres voces Telerman y Filmus se peleaban para ver quién era más de izquierda al centro, mientras Mauricio que es Macri, sonreía. Ganó dos veces y la tercera, que no creo sea la vencida, ganó su delfín gracias a que Recalde mandó votar en blanco. Siempre el retroprogresismo invita a la derecha y al fascismo al banquete de la democracia sacramental. Nuestro “Negro" Soares le contesta a un fascista y pone en superficie el fundante revolucionario de la lucha armada. La autocrítica a esa metodología por qué es: ¿por haber usado las armas o por haber soñado la revolución? Porque ahora no tenemos armas pero tampoco tenemos sueños de revolución.

Lo reactivo termina siendo reaccionario. Reacciona pero no acciona. La ley antiterrorista, engendro del kirchnerismo, pasó. El abrazo de Hebe a Milani, pasó. La estafa política y económica de Sueños Compartidos, pasó. Y en ese caballo de Troya de una política de derechas maquillada como de izquierdas, entró el alien. El pasajero que nadie había invitado. Y que nadie suponía a tres meses de la decisión final, pudiera asomarse más que al balcón terraza de sus departamentos. Y ganó.

Madruga - Trasnocha - Aforismo Implicado AG

No más carta abierta, y ahora todos los sobres están cerrados. Por eso la esperanza es cuando preparamos algo que casi seguro no veremos, cuando propiciamos algo que seguramente no disfrutaremos, cuando soñamos con la buenaventura que otras y otros disfrutarán despiertos. La escuela de educadores de la fundación Pelota de Trapo planifica para una pedagogía de la ternura. Yo diría: para una ternura que se encarne en una pedagogía, en una política, en una grupalidad, en colectivos luchadores donde haya vinos nuevos en odres nuevos. Por eso nuestro grito será en todos los infiernos.

Como relata Anatole France en la Rebelión de los Ángeles, acompañemos a Lucifer a los infiernos. Lugar para que todos nuestros gritos se escuchen. Somos ángeles caídos de paraísos que nos expulsaron. Debemos no solamente aceptarlo, sino debemos estar orgullosos de nuestro destino. Lucifer, el más hermoso de los serafines, fue maldecido por dios y lo llamó satán.

La muerte y la oscuridad de estos tiempos será vida y luz cuando los caídos de la historia, militantes sociales, populares, trabajadores sin trabajo, trabajadores no burocratizados, guerrilleros, combatientes, educadores populares, psicoanalistas implicados, abogados de los feos, sucios y malos, infinidad de ángeles que escuchan los gritos de los vencidos, de los derrotados, incluso de los fracasados. Pero que no dejan de gritar, entre la desesperación, la bronca, la tristeza y la locura: siempre, siempre, hasta las victorias…