Se ahonda la brecha racial en EE. UU. Foto : ALAI - La Jornada Por Manuel E. Yepe Las relaciones raciales han empeorado en Estados Unidos desde que comenzó la campaña electo...

Se ahonda la brecha racial en EE. UU.

Trump-racismo

Foto: ALAI - La Jornada

Manuel Yepe

Por Manuel E. Yepe

Las relaciones raciales han empeorado en Estados Unidos desde que comenzó la campaña electoral de Donald Trump y con su reciente confirmación como candidato republicano a la presidencia de la nación este deterioro parece haber alcanzado un estado crítico. Al aceptar en Cleveland la nominación presidencial en la Convención Nacional Republicana, Trump se describió a sí mismo como el “candidato de la ley y el orden” y se declaró dispuesto a restaurar la seguridad del país, “que está fuera de control y necesita un líder” capaz de implementar medidas tajantes para proteger a los estadounidenses. “La primera tarea de mi nueva administración será liberar a nuestros ciudadanos de la delincuencia, el terrorismo y la anarquía que amenazan a sus comunidades”, dijo.

“Tengo un mensaje para cada persona que amenaza la paz en nuestras calles y la seguridad de nuestros policías: cuando tome posesión del cargo el próximo año, voy a restaurar la ley y el orden en nuestro país”.

Apelando a la angustia de los votantes que sienten que el resto del mundo ya no respeta a Estados Unidos, Trump se comprometió a actuar con rapidez para que los estadounidenses se sientan mejor sobre la triste imagen que proyecta su país y prometió que advertirá a aliados y enemigos que Washington en lo adelante se centrará exclusivamente en la protección de sus propios intereses.

Sin suavizar su tono ni apartarse de la línea dura que ha caracterizado su campaña, Trump describió a los estadounidenses como víctimas de los inmigrantes, las empresas internacionales y los líderes irresponsables, y se presentó como el defensor de los “hombres y mujeres olvidados de nuestro país”.

Al afirmar de manera explícita la identidad blanca y hacerse eco de las quejas más generalizadas, Trump ha galvanizado el mundo marginal de quienes se declaran nacionalistas blancos y se describen a sí mismos como “realistas raciales”.

Ellos lo aclaman como el hombre que ha logrado que millones de estadounidenses blancos entiendan que la raza les debe importar tanto como a todos los demás. Los activistas pro-Trump dicen que él ha liberado a los estadounidenses para que digan lo que realmente piensan.

En una encuesta realizada en abril por la cadena CBS News, casi la mitad de los consultados admitió esa problemática y más del 60 % consideró que las relaciones raciales empeoraban.

Más recientemente, en una pesquisa llevada a cabo a nivel nacional por el Centro Pew de Investigaciones, de Washington, DC (PEW) entre el 5 de junio y el 7 de julio con participación de 4.602 adultos, se puso de manifiesto que los estadounidenses blancos y negros tienen puntos de vista sumamente diferentes acerca de la igualdad racial y que también difieren en cuanto a la medida en que la raza de una persona puede serle una carga o un beneficio.

Para los negros, la respuesta es clara. El 65% dice que en Estados Unidos “es mucho más difícil ser negro que ser blanco”. Solo el 27% de los blancos coincide en este aserto.

La brecha racial en la percepción de las ventajas del blanco sobre el negro es también significativa. El 62% de los encuestados negros sostiene que “la gente blanca se beneficia de muchas ventajas que les ofrece la sociedad que no tienen los negros”. Sólo el 13% de los blancos admite que los de su raza se beneficien mucho de ventajas de las que carecen los negros.

Comentando las evidencias de esta investigación sobre quienes son ayudados o perjudicados por su raza, Shiva Maniam, investigador asistente de PEW escribió el 18 de julio que entre los hispanos, 37% señala que es mucho más difícil ser negro que ser blanco, pero es superior la proporción de blancos que así piensan y mucho menor el número de negros que lo hacen. La mayoría de los hispanos apunta que los blancos se benefician de ventajas en la sociedad que los negros no tienen; 33% dice que los blancos se benefician mucho de estas circunstancias, proporción que se eleva al 62% de los negros y un 13% de los blancos a nivel de la nación.

Acerca de la percepción de cómo son tratados los negros en diferentes áreas, otra encuesta reciente reveló que la mayoría de los negros afirma que recibe un trato menos justo que los blancos en su relación con la policía, en los tribunales, al solicitar un préstamo o una hipoteca y en su centro de trabajo. Por lo menos cuatro de cada diez entrevistados dijeron que los negros reciben un trato bastante peor en tiendas o restaurantes, así como al votar en las elecciones.