A lo Macri: Entre Independencia y Provocación Por Nechi Dorado Cuenta la historia argentina que el 9 de Julio de 1816 se firmó el Acta de Declaración de la Independencia que dejó expl...

A lo Macri: Entre Independencia y Provocación

Macri - provocacion

Nechi Dorado 2

Por Nechi Dorado

Cuenta la historia argentina que el 9 de Julio de 1816 se firmó el Acta de Declaración de la Independencia que dejó explícita la ruptura de los vínculos de dependencia política con la monarquía española, a la vez que se renunció a cualquier otra dominación extranjera, días más, días menos de esa fecha instalada. Con los mismos o con diferentes rostros como adalides.

Más allá de las dos historias que nos envuelven a los nacidos en esta tierra austral, de lo que sí estamos seguros es de que jamás se efectivizó la independencia sino todo lo contrario.

Se reconoce esta fecha como la culminación definitiva de una serie de instancias tomadas en el Congreso de Tucumán, entonces Provincias Unidas del Río de la Plata. No obstante, quienes andamos hurgueteando entre las hojas de nuestra historia aun manteniendo alguna diferencia en los análisis muchas veces, no podemos dejar pasar este recordatorio sin remarcar un par de puntos lanzados ayer en el acto central conmemorativo, que a mi juicio, fueron terribles actos de provocación lanzados por el máximo representante del gobierno actual, el “ingeniero” Mauricio Macri.

Este CEO, uno de los representantes del saqueo a nuestro pueblo, funcional a los grandes intereses internacionales y que no es muy diferente a otros que lo precedieron y que jugaron a favor suyo; ayer, en fecha tan conmemorativa aún con las falencias que describe Gustavo Robles, cometió una serie de errores imperdonables. Uno de esos fue la invitación cursada al que fuera Rey de España, (nada menos y en esta fecha…) que, por supuesto, fue aceptada por el cazador de elefantes, encontrándose el monarca Juan Carlos I tratando de ocupar el espacio dejado por los presidentes del mundo que no aceptaron, salvo alguna excepción, la invitación cursada por un miembro de la derecha más reaccionaria de América Latina.

El otro error imperdonable, vergonzoso, que más que error considero tremenda provocación, porque en política no creo en la inocencia… fue la frase espantosa con que rubricó su posición claramente entreguista, sometida, -sabido es que las corporaciones son apátridas y este señor no es sino un representante de las mismas: “Los ciudadanos de 1816 deberían tener la angustia, querido rey, de separarse de España”. (sic)

Los argentinos, es cierto, tenemos una historia conflictiva, plagada de miserias humanas, de intereses y conspiraciones incomprensibles. Pero con todas nuestras dificultades, entre tantas disquisiciones, tuvimos patriotas que deben estar revolcándose en sus tumbas ante tanto descerebrado portando un bastón presidencial, escupiendo frases desafortunadas que bien marcan tendencia lo cual no es para desestimar.

Creo que ya es demasiado, lo que no logro entender es cómo o hasta cuándo seremos capaces de soportar semejante desatino. Semejante irrespeto. Semejante desconocimiento. Semejante ataque a la memoria. Semejante afrenta seguramente dirigida desde afuera.

La del presidente de los argentinos NO fue una frase inocente, es parte de una nueva etapa en ciernes, es la profundización de la genuflexión de la que nunca pudimos salir pero que el pueblo pensante no debe permitir.

No somos independientes de nada pero, al menos, seamos respetuosos de la historia bien escrita que también se puede recorrer y que no deja interrogantes. Por respeto a las excepciones honrosas que menciona el compañero Gustavo Robles.

Y como decoración final de este postre de desaciertos que dejan bien claro la provocación descripta en párrafo anterior; fue que en el Día de Cumpleaños de la Patria se permitió el desfile de militares del Operativo Independencia que diera pie al inicio de la sangrienta dictadura militar iniciada en marzo de 1976 que tantas vidas costara.

Ayer, 9 de Julio de 2016 nuestra patria sufrió un nuevo y brutal ataque que no podemos tolerar, más allá de las entelequias que cualquiera de nosotros mantengamos.

Como para que no quepan dudas, ver el video...