Desfile del Orgullo, Chicago 2016 (Crónicas de una Inquilina) Por Ilka Oliva Corado @ilkaolivacorado Comparto las fotografías que tomé en el desfile del Orgullo, no me dió tiempo de editarlas y pue...

Desfile del Orgullo, Chicago 2016 (Crónicas de una Inquilina)

Orgullo Chicago 2016

Ilka Oliva Corado

Por Ilka Oliva Corado

@ilkaolivacorado

Comparto las fotografías que tomé en el desfile del Orgullo, no me dió tiempo de editarlas y pues bueno, así como las tomé van. En esta ocasión me tocó ponerle la marca de agua en otro lugar, porque en las que publiqué de la fiesta de cuadra de la comunidad LGBTI, varios editores y lectores tomaron fotografías de mi blog y les cortaron la marca de agua, irrespetando los derechos de autora. Ni modo, a la brava me toca enseñarle a la gente a respetar. Disculpas por eso, me tocó medio arruinar las fotos por esa razón.

Otra cosa, pesó y mucho lo sucedido en Orlando. Seguridad por todos lados, del FBI, del ejército y de la policía; el ambiente pesado. En esta ocasión, no asistieron familias como en años anteriores que iban muchos niños con sus padres y abuelos. Era un ambiente familiar. Un carnaval realmente.

Faltó el mensaje político muy necesario de parte de la comunidad LGBTI y las distintas organizaciones y grupos que la conforman. Sigo esperando un mensaje político de la comunidad LGBTI latina. Y de la indocumentada. De la afro, de la anglo para con las minorías. No podemos pedir que se respeten los derechos humanos de la comunidad LGBTI, si desde dentro no luchamos por las otras causas igual de importantes.

Decir: “amor es amor,” “el amor ganó,” “aquí estamos,” “Dios nos ama a todos por igual”, “Jesús los ama”, cuestiones así, no reafirman y consolidan la lucha política por los derechos humanos. Pero bueno, en todos lados se da aquello de la doble moral y el no denunciar ya sea por apatía o para quedar bien con todos.

Estereotipos al por mayor, ya los verán ustedes en las fotografías. Por ejemplo, una carroza de una marca de preservativos, con negros musculosos como modelos. Por otro lado, aparte de ir en tanga y moviendo las nalgas como que son gelatinas, o enseñar las tetas, o estar sacudiendo el pene y los testículos a ritmo de batucadas. Claro es parte del carnaval y de la fiesta. Pero la lucha política va más allá. Más allá de un pintalabios, de un par de tacones y de una bandera de colores. Ir más allá de lo visible, la denuncia es algo mucho más complejo que necesita entre otras cosas arrestos.

En fin, yo siempre pido mucho… No termino de aterrizar….

Las pueden ver aquí.

Fuente: Crónicas de una Inquilina