1er. Encuentro de la Juventud Rebelde y Combativa: Declaración del Frente Político de la Juventud En la situación política, estamos asistiendo a un escenario en donde los sectores concentrados del capital y sus expresiones políticas de d...

1er. Encuentro de la Juventud Rebelde y Combativa: Declaración del Frente Político de la Juventud

Juventud en UNQUI

En la situación política, estamos asistiendo a un escenario en donde los sectores concentrados del capital y sus expresiones políticas de derecha avanzan sobre los pueblos de América Latina, generando un proceso de retroceso de derechos conquistados durante décadas de lucha. La manifestación de este avance se evidencia a lo largo y a lo ancho del continente, mediante el ajuste y la represión a lxs trabajadorxs y a los sectores organizados. Este avance tiene el signo inconfundible de la colaboración del imperialismo yankee.

El ejemplo concreto de estas políticas, y una de las referencias principales de la derecha latinoamericana, de hecho, es el actual gobierno de Mauricio Macri. En los 6 meses que han transcurrido, día tras día, se han ejecutado políticas que favorecen a lxs de arriba y golpean con todo su peso a lxs de abajo. El tarifazo y la quita de subsidios a los servicios públicos, el aumento del transporte, el techo a las paritarias y los miles de despidos en el Estado, son una clara postal de esto. Pero el macrismo no solo expresa ajuste económico, sino también un avance regresivo en la construcción de sentido. Aquí se enmarcan el olvido y el perdón para los genocidas, el fortalecimiento de los discursos patriarcales desde el estado, y la defensa de una cultura para pocos. Este sistema de despojo fortalece valores que encuentran su más clara expresión en la lógica "meritocrática" donde prima el individualismo por sobre cualquier construcción colectiva, erigiendo obstáculos concretos para recomponer lazos de solidaridad que permitan entendernos como parte de un colectivo, y visualizar que cualquier camino para transformar la sociedad debe ser construido con otrxs.

Todo este paquete de derechización no sale de la nada, sino que se sustenta en el terreno allanado por el propio kirchnerismo. La "herencia", para nosotros, no es la que el macrismo nos quiere vender para justificar el ajuste, sino la que allana el camino para el mismo. Doce años de kirchnerismo dejaron tras de sí más del 35% de la población ocupada trabajando en negro o en condiciones precarias, que el macrismo profundizó convirtiéndolos en desocupados. Dejó también una ley antiterrorista, a la que el macrismo le pone la frutilla del postre con el protocolo antipiquetes. Mientras tanto, la postulada "resistencia con aguante" comienza a salir disparada bajo el ala de los sectores más conservadores del PJ, de la "oposición responsable", e incluso del massismo.

En este contexto la juventud como sujeto particular en nuestra sociedad es fuertemente atacada. La precariedad laboral impacta sin tapujos en este sujeto. El 70% nos encontramos en esta condición. El patriarcado actúa con más fuerza en la juventud, siendo vulnerables al calor de la construcción sexista de los cuerpos jóvenes, sometiéndolos a la violencia de género, que va desde el micro - machismo y el acoso callejero, hasta el femicidio. De los asesinatos por motivo de género, el 69% corresponde a la franja etaria de 15 a 30 años. Otra problemática aberrante es el aborto clandestino, que se configura como una de las principales causa de muerte en personas gestantes, producto del espíritu patriarcal del Estado.

Ante este escenario, muchísimxs jóvenes que se han sentido interpeladxs por las medidas más progresistas del proyecto kirchnerista, hoy ven cómo ese espacio hace nulos esfuerzos para enfrentar en las calles y de manera concreta las políticas del macrismo. Sin embargo, nos merecemos una reflexión dentro de la izquierda en relación a la fragmentación en la que hoy nos encontramos, en muchos casos por discusiones estériles, no permitiéndonos constituirnos como alternativa política de referencia para la juventud en pleno. Frente a este avance material e ideológico, entendemos que es necesario construir espacios unitarios para resistir, y construir las condiciones para arrancar conquistas. En esta etapa de acumulación de fuerzas, es central reconstruir el diálogo y la solidaridad desde la juventud, en los lugares de trabajo, estudio, cultura, ocio, vida cotidiana. Entendemos que la unidad no es solo una necesidad que nos impone la coyuntura, sino una apuesta organizativa para construir mejores condiciones de lucha, una correlación de fuerzas más favorable. Entendemos que en términos de defensa de los derechos de lxs trabajadorxs y lxs jóvenes, los espacios unitarios a construir en términos reivindicativos deben ser amplios y diversos con todos lxs que luchen. En un escenario de ajuste tan brutal, no podemos cometer la torpeza política de caer en lógicas sectarias y mezquinas. El ajuste y la avanzada derechista no serán derrotadas únicamente con los esfuerzos de la izquierda. Esta unidad en la acción debe tener una impronta de lucha en la calle. No alcanza con declamar la resistencia, ni caer en consignas abstractas. En cada caso concreto que presente la unidad en la acción, requiere un análisis político. No hay recetas, ni respuestas automáticas.

Esto no implica relegar la tarea, de importancia estratégica, de construir el espacio político propio, una Nueva Izquierda Anticapitalista y Antipatriarcal. Entendemos central para ello, la independencia política como vector para el surgimiento de dicho espacio. Espacio político que construya, dentro de los acuerdos, solidez a partir de la diversidad, con respeto de las distintas historias de lucha, perspectivas políticas, y tendencias ideológicas. Espacio político que no infunda esperanzas en el kirchnerismo, en tanto evidenció los límites de los proyectos progresistas, y es incapaz de llevar la resistencia a fondo por sus compromisos políticos y negocios con empresarios y partidos patronales. Espacio político que también se delimite de la izquierda tradicional, de su dogmatismo, su lógica sectaria de autoconstrucción en detrimento de la acumulación de los espacios unitarios, su excesivo énfasis en lo institucional, que tiene serias dificultades para organizar la resistencia. Decimos entonces que hay que construir unidad para resistir, independencia para vencer.

Hoy en día miles de jóvenes forman parte de las luchas sindicales, territoriales, antipatriarcales, culturales, educativas y antirrepresivas, manifestando su bronca hacia un sistema que lxs excluye, dándole batalla con sus voces y cuerpos. Sin embargo, estos valiosos esfuerzos son aún insuficientes, no logran constituirse en una alternativa política juvenil que se extienda a lo largo y ancho del país, que se proyecte como un espacio que haga frente a todos los gobiernos de turno que defiendan los intereses de la clase dominante. En este sentido, nos proponemos construir una juventud que sea punta de lanza de las luchas que nuestro pueblo viene dando, resistiendo a los avances de las políticas derechistas del gobierno de la alianza Cambiemos, y construyendo espacios de auto organización y movilizaciones en las calles.

Nuestra apuesta se materializa en la construcción de este Frente Político de la Juventud que, conteniendo distintas tendencias políticas y territorios de acción, busca constituirse como espacio de referencia de lxs jóvenes de nuestro país; desde las banderas del anticapitalismo, el antipatriarcado y el antiimperialismo, y un perfil de intervención disruptiva.

Vemos central poder disputar el sentido de la resistencia, no relegándola a un lugar simbólico, sino posicionarla concreta, de combate y rebeldía.

En esta etapa de acumulación de fuerzas, una tarea central es desarrollar organizaciones de masas, con ejes puestos en politizar y organizar a todxs lxs jóvenes. Porque todo lo que no organicemos lo organizará el enemigo.

Vemos como tarea prioritaria construir lazos concretos de solidaridad internacional, basadas en el principio del internacionalismo, reconociéndonos como juventud latinoamericana que se nutre de las experiencias más avanzadas del continente.

Como tarea impostergable, entendemos necesaria la construcción de una plataforma de lucha. Nos referimos a una elaboración programática para la acción, que ponga en la agenda los problemas de la juventud, y una orientación hacia la resolución de los mismos.

Somos la izquierda que retoma las experiencias obtenidas de lxs estudiantes del Cordobazo, de nuestrxs compañerxs de los 70 y del movimiento piquetero. Somos lxs hijxs del Argentinazo, que se plantan y dan pelea. Buscamos encabezar la resistencia de forma disruptiva y consecuente en la calle.

¡ Construir unidad para resistir, independencia para vencer !

¡ Por la construcción de una juventud rebelde y combativa !

Juventud Insurgente / CAUCE - Corriente Universitaria Nacional / Agrupacion Insurrectos / Acción Directa / Hagamos Lo Imposible - HLI / Juanito Laguna / Juventud de Hombre Nuevo