Entrevista a Hugo "Cachorro" Godoy, sobre el paro del 24/02/16 (ANNCOL / RL) Por Dick y Mirian Emanuelsson Transcripción : Nechi Dorado Crece la respuesta obrera y popular en Argentina contra la política abiertam...

Entrevista a Hugo "Cachorro" Godoy, sobre el paro del 24/02/16 (ANNCOL / RL)

Macri - Hambre

Dick y Miriam Emanuelsson

Por Dick y Mirian Emanuelsson

Transcripción: Nechi Dorado

Crece la respuesta obrera y popular en Argentina contra la política abiertamente neoliberal del gobierno de Macri

El 24 de febrero se realizó en Argentina el primer paro nacional de los trabajadores del Estado en contra la política de choque del nuevo gobierno neoliberal que representa el electo presidente Mauricio Macri. El paro fue contundente. Mientras la policía hablaba de 50.000 manifestantes sólo en Buenos Aires; los convocantes, la federación sindical ATE (Asociación Trabajadores del Estado), hablaba de más de 100.000 argentinos en las calles.

La acción de las masas argentinas marcó para el nuevo gobierno que habrá confrontación si es que la política inicial con despidos masivos, represión abierta y brutal y servilismo a las transnacionales y los sectores especulativos financieros sigue.

Hablamos al día siguiente, con el secretario general de ATE, Hugo "Cachorro" Godoy, cansado pero contento del resultado del paro nacional y resumió: -Creemos que lo que tenemos que construir los trabajadores, es un nuevo tiempo. Creo que lo de ayer fue un paso en ese sentido, un humilde paso que aportamos, abrimos, los trabajadores estatales para defender nuestro derecho y ayudar a defender los derechos del conjunto del pueblo.

Hugo Godoy - ATE

Hugo Godoy, secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE)

ENCARCELADO SIETE AÑOS DURANTE LA DICTADURA

Dick Emanuelsson (DE): -¿Por qué la gente dice cariñosamente "Cachorro" a Usted?

HG: -El sobrenombre Cachorro deviene de los años de la cárcel donde estuve preso durante la dictadura más de siete años, en los primeros años era el más chico y en el pabellón de presos políticos me pusieron "Cachorro" y ahí quedó.

DE: -Sobre el paro nacional de ayer, ¿qué conclusión podemos sacar, cuál es el saldo?

HG: -Fue importantísimo, porque como bien decías vos, el paro se extendió por todo el país y las movilizaciones estuvieron en todas las principales ciudades de nuestro país. Hubo movilizaciones tan impresionantes como las de la Capital Federal, frente a la Plaza de Mayo. la policía reconoce que hubo 50 mil personas. Se puede suponer que hubo más. Este paro, estas movilizaciones también fueron masivas en provincias como Entre Ríos, Córdoba, Neuquén, Santa Cruz; los trabajadores mineros en Rio Turbio ayer realizaron una jornada de movilización y de paro impresionante en la montaña en el extremo sur de nuestro país.

O sea que se demuestra que los trabajadores estatales no vamos a quedarnos con los brazos cruzados mientras nos despiden y nos quieren limitar la posibilidad de salarios dignos o nos amenazan con producir modificaciones en el sistema previsional para que las jubilaciones sean aún más bajas de lo que son.

Además queremos abordar la discusión del Estado en profundidad, porque hoy no se puede confundir modernización con despidos, modernización con salarios de hambre, modernización con precarización laboral. Hoy construir un Estado fuerte que esté al servicio de las mayorías populares requiere un Estado más democrático y más solidario y eso no se puede hacer con precariedad laboral.

PRECARIEDAD LABORAL MASIVA

HG: -Hoy en la Argentina la peor herencia que ha dejado el gobierno anterior es la precariedad laboral masiva. 95.000 trabajadores precarios en el Estado nacional; 600.000, si sumamos los trabajadores precarios de las provincias y los municipios. Ése es el del terreno fértil sobre el cual está rodando esta ola de despidos porque el presidente o los gobernadores dicen: “¡ no, son contratos que se terminan !".

No, son despidos porque hacen tres años, cinco años, 10 años, 15 años de trabajar en esa condición de precariedad laboral y por lo tanto, para nosotros son trabajadores de pleno derecho a lo que le corresponde, el derecho constitucional de la estabilidad laboral para los trabajadores estatales.

Así que estamos sumamente satisfechos, sumamente agradecidos porque hubo un arco de adhesiones, de solidaridades de diversas organizaciones populares muy grandes. Nosotros, los trabajadores estatales, cuidamos mucho el vínculo con nuestro pueblo porque cuando trabajamos en el hospital trabajamos cuidando los enfermos; en las escuelas, cuidando a los pibes; cuidando la higiene urbana, cuando limpiamos las calles o limpiamos las plazas públicas, o aportando al desarrollo científico en los laboratorios de investigación, o cuidando a las personas en el control aéreo de los aviones.

Por lo tanto, ese vínculo cotidiano a nosotros nos importa alimentarlo permanentemente porque los gobiernos, la estrategia que tienen es separarnos de la población, convertirnos a los trabajadores estatales en sinónimo de la burocracia, de la inoperancia, de la falta de accesibilidad a las respuestas que necesita la gente, cuestiones que se producen como producto de los gobiernos que administran el Estado, pero que los trabajadores todos los días tratamos de resolver esos problemas. Por lo tanto, sentimos como una cierta devolución de ese esfuerzo que realizamos con el apoyo solidario que hemos recibido de centenares de organizaciones de derechos humanos o de organizaciones sindicales, sociales. Así que es un balance importante favorable. Ahora la pelota como diríamos en el fútbol, la tiene el gobierno, es el que se tiene que dar cuenta, tomar nota de este masivo reclamo y esperamos que responda favorablemente.

DE: -Hay una crisis del movimiento sindical internacional; por una parte, debido de los ataques contra el momento sindical, pero también del modelo neoliberal que significa desregularización de los derechos laborales, nuevas legislaciones laborales que, de una u otra forma, intentan desarmar el movimiento sindical como organización de defensa de los trabajadores. ¿Cómo ha sido la vida sindical durante los 12 años de gobierno de Néstor y Cristina Kirchner y cómo se ve ahora con el nuevo gobierno de Mauricio Macri?

HG: -Yo creo que es una estrategia estructural. La desocupación, la subocupación o la fragmentación salarial son todos mecanismos que apuntan a dividir estructuralmente la clase trabajadora. Por eso es que, para nosotros, es muy importante entender que todo aquel que vive de su trabajo, que ha vivido de su trabajo o aspira a vivir de su trabajo, es un trabajador. Por lo tanto hay que construir un nuevo modelo de organización sindical que contenga ese conjunto de realidades.

Desde la CTA (la central obrera clasista en Argentina), desde la fundación, que fue algo que promovió nuestra organización es un intento, un aporte en ese sentido.

EL DIVISIONISMO DE LOS KIRCHNER

HG: -La política que desarrolló Kirchner y Cristina Fernández en los últimos dos años, fue de fragmentar, dividir a las organizaciones populares. Además de la fragmentación estructural, buscaron la fragmentación por vía de relaciones clientelares de favorecer a uno y perseguir a otros, y eso nos ha hecho mucho mal a todos. Es una de las razones por las cuales llegamos a este punto en que la herencia que ha dejado su gobierno ha sido Macri.

Macri es la herencia de Cristina Fernández y es por eso que, para nosotros, se abre una etapa nueva donde los trabajadores tendremos una enorme responsabilidad. Porque para resolver los problemas de nuestro pueblo hay que profundizar la democracia. Nosotros creemos que los males de la democracia se resuelven con más democracia. Esto quiere decir democratizar el Estado, hacer más solidario el Estado, pero también democratizar las propias organizaciones sindicales y sociales y políticas, y construir con un criterio de autonomía.

Si hay un mecanismo interno de partido que administran los gobiernos y que utilizan para producir fragmentación es cooptando, es incorporando algunos y persiguiendo otros y generando subordinación de las organizaciones libres del pueblo al partido de gobierno.

Nosotros creemos que es posible otro modelo, que es posible construir organizaciones libres del pueblo con autonomía de que se integren a la construcción de un Estado más solidario y democrático. Pero sin perder esa autonomía y que participemos activamente en la elaboración de las políticas públicas, es necesario que los trabajadores aportemos ideas, que se aporten propuestas porque nosotros estamos convencidos que es posible construir un Estado diferente. Un estado de servicio a las mayorías populares con protagonismo de las organizaciones libres del pueblo sin que se subordinen al partido del gobierno.

CTA y CGT

DE: -Si comparamos las dos centrales obreras como la CGT y ahora CTA, donde también está afiliado ATE, ¿qué es lo que distingue a las dos centrales obreras?

HG: -Hay un viejo modelo sindical que cree y practica que el único trabajador es aquel que está en blanco, que el desocupado no es trabajador, que el cuentapropista no es trabajador, que aquellos trabajadores que se organizan en un barrio informalmente para pelear para que haya cloacas, organizar la salud pública, para pelear por el medio ambiente; para nosotros, esos también son trabajadores.

DE: -Alrededor de un 40 % de la población son del sector informal en Argentina. Hace 20 años no era así.

HG: -Exactamente, el 40% de los que tenemos empleo somos precarios. Además, están los que no tienen empleo, están los que tienen un empleo cuentapropista, trabajan de changa, están los que viven de planes sociales y que algunos realizan educativas, otras tareas productivas. Hay un amplio sector de trabajadores en cooperativas, lo que nosotros llamamos economía popular o economía social. Entonces, todo eso tiene que organizarse. El viejo modelo sindical no lo organiza.

Por otro lado, hay un viejo modelo sindical que expresan la mayoría de los gremios que están en la CGT que es un vínculo entre la actividad sindical y la actividad empresarial. Tienes que ver que los mismos dirigentes sindicales son dueños de empresas tercerizadas en el Estado. Ayer hablaba con un compañero de la Unión Ferroviaria y me decía ¿cómo es el tema de la tercerización? Preguntaba, si gran parte de las actividades de los ferrocarriles son empresas tercerizadas. Algunos de cuyos dueños son dirigentes sindicales y los trabajadores están todos precarizados en esas empresas. Ese modelo sindical empresarial es otra diferencia grande que tenemos con el viejo modelo.

Creemos que en la Argentina se abre una nueva etapa para la CTA que tenemos que reinventar, crear nuevos caminos desde la CTA y que eso no va ser un tránsito, no se resuelve con un acuerdo de dirigentes entre 4, 5 10, 15, no se resuelve con el corto empleo de siglas. Se junta la sigla A con la sigla B. No, se requiere un proceso de profundo debate al interior de la clase trabajadora, de democratización, de las relaciones de encuentro en las calles para pelear, no hacer distingo en la pelea nuestra entre la pelea con el presidente Macri, que nos echa trabajadores; con Alicia Kirchner, la gobernadora de Santa Cruz, que también nos echa trabajadores pero que es del Frente para la Victoria (el frente electoral del kirchnerismo y aliados), en eso no se puede hacer distingo, lo que está primero es el derecho del trabajador.

En esta cosa nos vamos ir encontrando es un proceso que entendemos que en la Argentina lo de ayer (el paro nacional estatal) marca la enorme potencialidad que tenemos los trabajadores para ser protagonistas de transformaciones profundas, no solamente juntarnos. No queremos los despidos, juntarnos porque queremos construir un Estado diferente, una sociedad mejor.

DESPIDOS MASIVOS

DE: -La primera decisión del gobierno de Macri ha sido despedir varias decenas de miles de trabajadores; sobre todo, públicos en diferentes instituciones del Estado. También ha parado varias obras públicas por millones de dólares que, en este momento, no se sabe qué va a pasar con estos trabajadores. ¿Cuál es el papel de ATE en esta coyuntura? Me imagino que también tiene organizaciones y tiene afiliados que son afectados por estas nuevas decisiones de choque por parte del gobierno de Macri.

HG: -El gobierno de Macri está aplicando una política de ajuste y esto también se expresa en los gobiernos provinciales y municipales. Nosotros creemos que los despidos son la punta del iceberg, porque cuando se promueven los despidos del Estado Nacional, lo mismo hacen los gobernadores distintos y lo mismo, hacen los empresarios.

DE: -¿Porqué aprovechan la crisis?

HG: -Porque el ajuste no es solamente reducción de personal en el Estado, es reducir el salario de los trabajadores en toda la economía y alentar la desocupación como un mecanismo de control social para que se acepten condiciones de bajo salario para preservar el empleo. Es lo que hace el presidente Macri, lo que repite el gobierno del Frente por la Victoria en la provincia de Santa Cruz, o de Tierra del Fuego, o el gobierno radical de en la provincia de Mendoza. Por eso es que nosotros decimos hay que discutir qué características tiene este ajuste porque impacta sobre el conjunto del cuerpo social.

Vos me preguntabas de un hecho muy significativo en estos momentos que es el parate (estancamiento, suspensión indefinida de la marcha de una negociación o cualquier asunto similar) en la obra pública. Viajé la semana pasada organizando un plenario en todo el país, hasta Bariloche, donde se hizo un plenario con todos los trabajadores del Estado en la patagonia. En el aeropuerto me encontré con un dirigente, un empresario de una pequeña empresa y dirigentes de Apymes (Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios). Me decía que el parate público en estos momentos sólo en la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina) ha significado en los últimos meses 30.000 puestos de trabajo menos. Nosotros le agregamos a eso, que así como decimos que hubo 21.000 trabajadores despedidos en el Estado Nacional, hay 25.000 trabajadores que han perdido su puesto de trabajo o están suspendidos.

Entonces el ajuste no es solamente el ajuste del trabajador despedido en el estado, el ajuste es un efecto que genera la medida de gobierno sobre el conjunto de la economía y el comportamiento de sus actores sociales y económicos y es esto lo que nosotros estamos planteando.

Ayer en la marcha decíamos que nosotros teníamos tres objetivos principales. Primero, lograr que el gobierno cambie de actitud y cambie de política y que nos convoque a discutir; que se saque los algodones en oídos y escuchen a los trabajadores.

El segundo, es abrir un debate en la sociedad, este es el debate que nosotros queremos abrir en la sociedad. Las políticas del Gobierno Nacional impactan sobre el conjunto del cuerpo social y afectan al conjunto de la sociedad, no es el despido de un trabajador estatal, es el impacto de inercia que eso genera multiplicado por miles en el conjunto de la economía y de las relaciones sociales. Ese debate, sobre cual es el rol del Estado, cual es el rol de las políticas públicas, cual es el sentido y la direccionalidad de las mismas, es lo que nosotros queremos promover y en eso re - dignificar al trabajador del Estado en su rol, como te describí antes, está presente todos los días en los distintos espacios de la vida social y económica y cultural de nuestro país. Así que es, en esta perspectiva, que creemos que hay una etapa nueva y hay que instalar en el debate público de estas cuestiones.

EL FMI Y LOS BUITRES

DE: -Las discusiones que han habido de parte del gobierno de Macri con el Fondo Monetario Internacional, y ahora también acerca del tema de los fondos buitres, ¿les preocupa la nueva política económica o es un seguimiento del gobierno anterior?

HG: -Si, sin duda que nos preocupa. Se ve que no nos preocupa solamente a nosotros sino que ayer (durante el paro nacional estatal) fueron miles y miles en todo el país que mostramos esta preocupación. Pero, al mismo tiempo, esta ocupación de resolverlo, ocuparnos en impedir lo malo y abrir camino a lo bueno, así que el gobierno está tomando medidas.

Las principales medidas que tomó el gobierno hasta ahora han sido de privilegiar a los grandes grupos económicos financieros y productivos, y ha devaluado el peso. Ya a esta altura entre diciembre, ayer (25 de febrero de 2016) el dólar estaba a $ 15,65 y aproximadamente cuando inició el gobierno estaba en $ 9,50 por un dólar. Es decir, estamos hablando de una devaluación casi del 60%.

Por lo tanto, esto significa una extraordinaria transferencia de ingresos a los sectores en que se manejan con el dólar. El sector financiero y a los sectores exportadores, y el salario pierde capacidades. Un empresario, diputado de una fuerza cercana al gobierno, decía que no se puede pensar que la Argentina en los próximos años el motor de la economía van a ser las exportaciones, como lo fueron en el periodo anterior. Hay un periodo de baja de precios de los commodities y hay un reacomodamiento de la economía nacional e internacional. Y por lo tanto, la posibilidad de sobrellevar sin recesión este período es asentándose en el en el fortalecimiento al mercado interno y eso requiere buenos salarios de los trabajadores para sostenerlo.

Ninguna de estas medidas asoman en lo que está haciendo el gobierno. Ha devuelto la retención en los sectores exportadores y agropecuario pero el gran negocio no lo hacen los productores, el gran negocio lo hacen las empresas exportadoras. Por eso también tiene un impacto sobre el mercado interno. Cuando se reducen las retenciones, el valor en el mercado interno de los commodities con los productos que, a nivel internacional se comercializan como commodities en el mercado interno, se comercializan con el precio internacional con lo cual implica un factor de aumento de precios impresionante pues son un aumento del precio de elementos alimenticios, del trigo y todos los otros productos agropecuarios. Le ha devuelto la retención, le han hecho una quita de retenciones a las mineras.

Barrick Gold que es la principal empresa que existe en el país, minera que no solamente están contaminando sino que llevan, sin declarar lo que llevan, pues se lo llevan por un túnel de la montaña en la cordillera argentina por un túnel hacia Chile y los embarcan en el Pacífico. Es la empresa, la que declara cuanto trajo y el Estado no tiene ningún mecanismo de control. A esas empresas le devolvieron 300 millones de dólares de retenciones, 300 millones de dólares son alrededor de 3.500 millones de pesos, y significaría en un año el valor de 20.000 puestos de trabajo que percibieran por mes $ 15.000. O sea, el mismo número de trabajadores del Estado está echando.

Le entregan a las empresas el pago de impuestos por el mismo valor en un caso pequeño, que es el caso este de la retención, por el mismo valor que significaría seguir manteniendo o estarle pagando el sueldo a 20.000 trabajadores que han despedido. O sea que, en las medidas del gobierno, lo que se expresa es una actitud de favorecer claramente a los sectores exportadores, a las grandes empresas multinacionales y a las empresas financieras, y perjudicar a los sectores populares. Las únicas medidas que el gobierno tomó y fueron favorables a los sectores populares, fue el aumento a los jubilados. ¿Sabes cuánto significa el aumento los jubilados? $ 22 pesos por día, por cada viejo.

DE: -¿Menos de U$ 2?

HG: -Aumentó el gobierno el valor de la Asignación Universal por Hijo (AUH), ¿sabés cuánto significa el aumento? Cuatro pesos por día, por pibe. Levantaron la cuota del valor del impuesto a las ganancias sobre los salarios, demás está decir que el salario no es ganancia, así que nosotros rechazamos ese impuesto y no lo aceptamos. Lo consideramos totalmente injusto, pero levantaron ahora las cuotas, no modificaron las formas de distribución y por lo tanto, gente que no pagaba impuesto a las ganancias ahora va a pagar. O sea que el gobierno está trabajando claramente con una tendencia a favorecer a las empresas.

El aumento de tarifas es que el Estado dejará de subsidiar a las empresas en el valor de las tarifas. Pero a las empresas le garantizan que sigan cobrando la misma plata. Lo que pasa es que esa plata va a salir de bolsillo del trabajador y sin embargo, vamos a seguir sin inversiones porque lo estamos sufriendo en los cortes de luz que estamos sufriendo todos los días en las principales ciudades del país.

Así que es un gobierno que claramente ha tomado un camino que es el de ajuste para el pueblo y de favorecer el enriquecimiento de las grandes empresas multinacionales que se llevan las riquezas de nuestro país.

LAS TRANSNACIONALES EN LA CASA PRESIDENCIAL

DE: -¿No es una coincidencia de que muchos de los ministros de hoy en día eran o siguen siendo ex gerentes de diferentes empresas transnacionales?

HG: -Así es, ese es un dato distintivo, ponen o han puesto de ministro o de secretario de Estado a gerentes de empresas que obviamente están ahí para defender los intereses de las empresas. Esto es distintivo de este gobierno, que tiene como presidente a un empresario del Grupo Macri que fue uno de los grupos económicos que creció a la sombra de la dictadura militar, como otros grupos económicos de carácter nacional en la Argentina, pero que crecieron y se constituyeron como empresas multinacionales que actúan con una lógica multinacional y ya no pensando en el mercado interno.

DE: -Expliquenos ¿cómo es posible que los agroindustriales tienen los silos llenos de trigo, soja y todo, esperando, como ellos dicen descaradamente, que el dólar va a subir a $ 20 (por un dólar), o sea, abiertamente, flagrantemente, están haciendo especulación con el hambre del pueblo como para decirlo de forma drástica?

HG: -Sí, así es.

DE: -En otros países estarían presos porque es una política criminal jugar justamente con la alimentación del pueblo, ¿no?

HG: -Esa es una buena reflexión, en otros países estarían presos. Acá en la Argentina, el gobierno los ampara, los alimenta, lo que llaman el libre mercado es un mecanismo para que unos pocos privilegiados manejen a “piachere”* la economía en beneficio propio, el Estado en beneficio propio.

Esto es lo que nosotros, los trabajadores del Estado ayer también tratamos de expresar y creo que ha sido un aporte a que, en este nuevo tiempo, en esta nueva etapa en la Argentina, los trabajadores podamos reagruparnos reorganizarnos y construir un camino de salida porque estas políticas de ajuste no son eternas y creo que cada vez tienen menos consenso en la sociedad.

Es cierto que este Presidente llegó con el voto mayoritario, pero de un sistema electoral que es como una manga que te lleva a optar por dos opciones escasamente diferenciadas; más de lo mismo, en cualquiera de sus expresiones. Nosotros tenemos que ser capaces de construir una democracia diferente para que la salida sea, no solamente porque no queremos esto, sino que somos capaces de construir un gobierno diferente y que no caigamos en nuevas frustraciones como no ha pasado últimamente.

DRAMÁTICOS AUMENTOS DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS

DE: -A recuperar el poder adquisitivo perdido, una devaluación del 60%, el aumento de la energía con 300 hasta 500%, diferentes ataques a los derechos de los trabajadores, los protocolos de seguridad para criminalizar la protesta social en la calles, ¿es posible crear un frente más amplio lo que vimos ayer para combatir esa política?

HG: -Nosotros estamos convencidos que sí. La criminalización y la judicialización de la protesta fue uno de los reclamos que enarbolamos ayer. Queremos que todos los trabajadores procesados sean desprocesados, son más de 5.000 en la Argentina. El anterior gobierno había aprobado la ley antiterrorista como mecanismo represivo. Ahora hay una segunda vuelta de tuerca con este protocolo que es absolutamente ilegal e ilegítimo y anticonstitucional, y que como tal lo cuestionamos.

Creemos que lo que tenemos que construir los trabajadores, es un nuevo tiempo. Creo que lo de ayer fue un paso en ese sentido, un humilde paso que aportamos, abrimos, los trabajadores estatales para defender nuestro derecho y ayudar a defender los derechos del conjunto del pueblo. Espero que ese camino de unidad de construcción democrática con autonomía, pensando en que tiene necesariamente que haber libertad y democracia sindical para construir una democracia más plena en toda la sociedad argentina. Es el camino de construir la fuerza que nos permita cambiar las cosas no solamente parar el ajuste si no construir un camino hacia el futuro de felicidad para nuestro pueblo. Esa es nuestra aspiración y creo que ayer, en cierta manera, dimos un paso en ese sentido.