La sirvienta que escribe (Crónicas de una Inquilina) Por Ilka Oliva Corado @ilkaolivacorado No debería tomarme el tiempo para escribir estas palabras, debería pensar que, como todo lo negat...

La sirvienta que escribe (Crónicas de una Inquilina)

IOC - Criada

Ilka Oliva Corado

Por Ilka Oliva Corado

@ilkaolivacorado

No debería tomarme el tiempo para escribir estas palabras, debería pensar que, como todo lo negativo en la vida, es agua de río y hay que dejarla correr. Pero lo haré, escribiré mi denuncia.

Hoy a primera hora llegó a mis manos un enlace de mi artículo “S.O.S. No es Venezuela, es México” publicado en el medio Diario Octubre, lo tomaron de Librered.

A estos dos medios yo escribí el año pasado preguntando por una oportunidad para publicar mis artículos. Me mandaron por un tubo por no tener título universitario y porque publicar a una empleada doméstica e indocumentada los desprestigiaba.

Ahora resulta que están publicando mis artículos, ¿sabrán que la autora soy yo? Es decir; ¿la misma empleada doméstica e indocumentada, la misma sin título universitario que tocó a sus puertas preguntando por una oportunidad? ¿Sabrán que es la misma que los podía desprestigiar por paria?

Bueno, escribo esto para remarcar que, como todos sabemos, los estereotipos y la discriminación existen, son profundos y están en todos lados y también en esos medios “independientes” de “izquierda y revolucionarios” que “luchan por la igualdad social y por la justicia”.

Es una de las razones por las que me emociono tanto cuando un medio en el que toco la puerta la abre y da alas a mi expresión. Es por eso que estoy tan agradecida con quienes me dan la oportunidad, con quienes respaldan mi expresión de iletrada y de empleada doméstica, paria e indocumentada.

Porque cuando toco la puerta dejo claro que no soy periodista, que no tengo título universitario y que trabajo limpiando baños, que vivo en Estados Unidos de indocumentada. Para que sepan quién les está escribiendo para preguntarles por una oportunidad, para no engañar a nadie y para que si abren las puertas es porque para ellos valemos lo mismo como seres humanos y todos tenemos derecho a la expresión.

Diario Octubre y Librered no son los únicos medios que me han denigrado, son docenas, pero éstos han tenido el descaro de publicar mis textos. Yo sigo tocando puertas, preguntando por oportunidad para publicar porque creo firmemente en que si uno cree en la igualdad social tiene que demostrarlo, que si uno está en contra de la discriminación y los estereotipos tiene que demostrarlo con acciones. Por eso reseño mi trabajo y mi condición social.

Por eso mi reverencia y mi agradecimiento eterno a quienes dan luz a mi expresión, en todos los rincones, en asfalto y en laderas, en español y en otros idiomas, en otros continentes, en otros niveles de las clases sociales.

Diario Octubre y Librered, entonces, con esta publicación demuestran que esa empleada doméstica, que esa iletrada y que esa indocumentada tiene la misma capacidad que cualquier graduado de universidad. Ojalá un día toda esa palabrería de “igualdad social” la convirtieran en acción. Sé que no puedo negarles que publiquen mis textos, pues están libres en internet, pero si por mí fuera no autorizaría a que ninguno de ellos se publicaran en estos medios, por esa doble moral que manejan.

Enfatizo entonces que soy Ilka Oliva Corado, la sirvienta que escribe y que lo sepa el mundo y a quien no le guste que se vista y que se vaya.

Con amor, para los parias, los vendedores de mercado y los inmigrantes indocumentados del mundo entero, aquí está este pecho, para los pijazos que sean.

Fuente: Crónicas de una Inquilina