Locura en la sociedad actual (Visión desde Cuba) Víctimas de la masacre de Orlando Foto : Cubadebate Por Lautaro Fucik El reciente nuevo crimen masivo ocurrido ahora en Estados Unidos...

Locura en la sociedad actual (Visión desde Cuba)

victimas-masacre-Orlando

Víctimas de la masacre de Orlando

Foto: Cubadebate

Lautaro Fucik

Por Lautaro Fucik

El reciente nuevo crimen masivo ocurrido ahora en Estados Unidos, en el Estado de Florida, nos ha dejado choqueados, impactados. Otro joven, como se sabe, ha asesinado más de 50 personas; muchos de ellos, también jóvenes como él.

En la sociedad supuestamente “más libre”, y “más democrática”, también “más desarrollada” de estos tiempos, y que muchos miran y tienen como su “paradigma”, ha sucedido este nuevo acto de brutal violencia contra seres indefensos, atacados por sorpresa. Un acto de severa patología mental.

Ante lo ocurrido no basta decir “es que la sociedad actual está así”, ese razonamiento poco o nada dice. Tal vez deje conforme a algunos. El actual estado psiquiátrico de la sociedad mundial, y en particular de la sociedad estadounidense, tiene causas reales que generan acciones vesánicas como las conocidas. En lo que va del año, casi 200 actos de igual naturaleza han acaecido en ese país con un alto saldo de sangre y dolor.

Es parte de la locura que en ese país prácticamente en cada hogar existen armas de diverso poder, en verdad tantas armas como millones de ciudadanos. Un país en el que se consume grandes volúmenes de drogas. La violencia allí tiene causas históricas y políticas.

No es de extrañar que en ese país con el mayor poderío bélico del mundo -tan sólo mencionar sus criminales cometidos en las últimas décadas y hasta hoy: las bombas de Hiroshima y Nagasaki, la invasión a Vietnam, agresiones de diversa magnitud a pueblos, apoyo a golpes de Estado en diversas latitudes, irracionales operaciones militares con secuelas de amedrentamiento y masacres, bloqueos económicos, saqueos a continentes enteros, y otros deleznables actos- sucedan cada vez con mayor frecuencia actos como los que volvemos a lamentar hoy.

Existe allí una mentalidad homicida que degrada hacia adentro, y que también por desgracia se exporta al mundo.