Bloqueo a Cuba se mantiene inalterable (CAPAC) Obama y el bloqueo: ¿ser o no ser? That is the question Por Lic. Laura Mor - Corresponsal en Cuba El 17 de diciembre de 2014 el Presiden...

Bloqueo a Cuba se mantiene inalterable (CAPAC)

bloqueo-cuba-crimen

Obama y el bloqueo: ¿ser o no ser? That is the question

Laura Mor 2

Por Lic. Laura Mor - Corresponsal en Cuba

El 17 de diciembre de 2014 el Presidente Barack Obama anunció que pondría fin a la política de hostigamiento desarrollada hace más de 50 años contra Cuba dada su ineficacia e ineficiencia en cuanto a los resultados esperados. A su vez, el Presidente Raúl Castro Ruz anunció que Cuba buscaría solucionar las diferencias históricas con Estados Unidos pero queno se debía pretender que “para ello Cuba tenga que renunciar a sus ideales de independencia y justicia social ni claudicar en uno solo de (nuestros) principios, ni ceder un milímetro en la defensa de la soberanía nacional” (1).

Estados Unidos, el 29 de mayo de 2015 removió a Cuba del listado de países patrocinadores del terrorismo -que aunque no representa un alivio en lo que al bloqueo respecta pues la mayoría de las leyes y regulaciones que le dan fundamento fueron emitidas con anterioridad a 1982 (año en que Cuba fue incluida en esa lista), constituyó un acto de justicia histórica para con el pueblo cubano-, se reabrieron embajadas en ambos países y Obama alivianó ciertas restricciones de viajes hacia la isla; pero el bloqueo -que constituye el principal impedimento para el desarrollo integral de Cuba al generar pérdidas totales en 55 años de 833.755.000.000 de dólares (2)- continúa aún vigente pese a los avances en las negociaciones bilaterales y la decisión conjunta de restablecer relaciones diplomáticas aquel histórico día luego de 18 meses de intensas negociaciones previas.

La Ley Helms - Burton -firmada el 12 de marzo de 1996 bajo la administración Clinton- codificó como ley al ya existente bloqueo económico, comercial y financiero y lo extendió hacia compañías extranjeras que intenten comerciar con Cuba, sentando las bases legales de la extraterritorialidad del bloqueo. Esto implica que, lo que antes era prerrogativa del Presidente, quedó legislado y por tanto es el propio Congreso quien deberá proclamar su fin; pero no implica que el Presidente no posea facultades ejecutivas para dejar sin efecto muchas de las restricciones que le dan sustento -facultades preservadas por esta misma Ley Helms-Burton- y de esta manera minimizar el impacto que recae sobre el pueblo cubano.

Existen cuatro aspectos del bloqueo sobre los que un Presidente de Estados Unidos no tiene prerrogativas de acción: la prohibición a subsidiarias de Estados Unidos en terceros países a comerciar bienes con Cuba (legislado por la Ley Torricelli); la prohibición de realizar transacciones con propiedades norteamericanas que fueron nacionalizadas en Cuba (acorde a lo dictaminado por la Ley Helms - Burton); el impedimento a ciudadanos estadounidenses a viajar a Cuba con fines turísticos (en concordancia con la Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones sancionada en el año 2000); y la obligación de pagar en efectivo y por adelantado por compras de productos agrícolas por parte de Cuba a Estados unidos (según lo estipulado en la Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones del año 2000).

Sin tener campo de acción sobre estos aspectos, Obama -en calidad de Primer Mandatario- puede hacer uso de ciertas facultades administrativas para modificar el bloqueo sustancialmente e irlo vaciando de contenido. Como Presidente, puede autorizar el uso del dólar estadounidense en transacciones internacionales cubanas (que, por ejemplo sólo en el sector alimenticio ha generado en el último año a Cuba pérdidas de 20 millones de dólares) y permitirle a Cuba también realizarlas a través del sistema bancario estadounidense, autorizando con ello la apertura de cuentas en bancos en Estados Unidos a entidades cubanas. Esto permitiría reducir los costos de transacciones para Cuba, ya que actualmente debe utilizar los servicios de terceros países en mercados lejanos, debiendo afrontar elevadas comisiones que le han ocasionado a Cuba en el último año pérdidas cercanas a los 73 millones de dólares en el sector de industria, más de 28 millones de dólares en el último año en concepto de encarecimiento de fletes y 3.850 millones de dólares en comercio exterior debido al encarecimiento de costos al tener que comerciar con mercados lejanos. Asimismo, tiene facultad para autorizar el transporte de pasajeros, prohibición que le ha generado a Cuba una pérdida de 1.506 millones de dólares en el último año debido a la restricción de uso de proveedores mundiales de servicios turísticos y las restricciones de viajes desde Estados Unidos. Obama también podría autorizar el transporte de carga y correo cubano entre ambos países, autorizando las exportaciones directas a Cuba de productos estadounidenses y la exportación desde terceros países sin la limitación de que contengan hasta un 10% de materia prima estadounidense; medida por la cual Cuba ha perdido en el último año 2.600 millones de dólares por ingresos dejados de percibir. También puede autorizar a ciudadanos estadounidenses la posibilidad de recibir tratamiento médico en Cuba, y a la vez permitir las exportaciones de servicios profesionales desde la isla hacia Estados Unidos, aprovechando la excelencia en salud que posee Cuba y las apenas 90 millas que separan a ambos países. La existencia del bloqueo, además, genera que indicadores económicos como el llamado riesgo país provoquen, entre otros problemas, que el otorgamiento de préstamos a Cuba se haga bajo tasas más elevadas que la media.

En vez de hacer uso de estas prerrogativas, tres meses luego de declarada la intención de reanudar relaciones con Cuba y alegando intereses de política exterior, Obama renovó la Ley de Comercio con el Enemigo (que establece la posibilidad de aplicar sanciones económicas en tiempo de guerra o en cualquier otro período de emergencia nacional) y que es el instrumento jurídico que da fundamento a la existencia del bloqueo.

En un contexto de intención declarada de normalización de relaciones entre ambos países parece incongruente mantener esta política de hostigamiento contra Cuba; pero no lo es si se tiene en cuenta que Estados Unidos -a pesar de los dichos de Obama ante la juventud cubana en el Gran Teatro de la Habana durante su visita de Estado a la isla- no ha cambiado su estrategia injerencista histórica ni ha dejado de financiar un cambio de régimen en Cuba.Tan sólo ha maquillado algunas tácticas; aunque aún no la guerra económica que intenta que la Revolución fenezca.

“Preferimos perecer a renunciar a nuestra soberanía”.

Fidel Castro Ruz.

NOTAS:

(1) Tomado de discurso del Presidente Raúl Castro Ruz en Cumbre de CELAC, Costa Rica 2016.

(2) A precios corrientesel bloqueo ha provocado perjuicios por más de 121.192.000.000 de dólares, según Informe de Cuba sobre la Resolución 68/8 de la Asamblea General de las Naciones Unidas “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, Julio 2015.