Alvarado libre, un triunfo narco (APE) Por Carlos del Frade (APe).- En febrero de 2013, ante la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, se ...

Alvarado libre, un triunfo narco (APE)

Sombras policiales

Carlos Del Frade

Por Carlos del Frade

(APe).- En febrero de 2013, ante la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, se dejó constancia que la ciudad de Rosario estaba dividida en cuatro zonas manejadas por otros tantos grupos o bandas que dominaban el negocio paraestatal del narcotráfico: Los Monos, en la sur; los Alvarado, en el centro; Luis Medina, en el oeste y los Pillines, en el norte. Una actividad que sumaba, en aquellos años, como mínimo, 2 mil millones de pesos, casi el 50 por ciento del presupuesto anual del municipio rosarino de 2012. Cuatro grupos recaudaban la mitad del gobierno que debía atender las necesidades de un millón de personas. El volumen del dinero daba la pauta de la potencial compra de voluntades en todo terreno.

Tres años después, desde los asesinatos de Claudio “Pájaro” Cantero –por entonces líder indiscutido de Los Monos- y Luis Medina -junto a su pareja, Justina Pérez Castelli-, quedaron los grupos, los Alvarado y los Pillines, vinculados a la barrabrava de Rosario Central.

Los hermanos Alvarado estaban presos en la provincia de Buenos Aires por el robo de autopartes y vehículos de alta gama y, de a poco, los Pillines parecían ir perdiendo poder.

Pero el viernes 3 de junio de 2016, la noticia golpeó fuerte en el mundo paralelo del narcotráfico y en las esferas de las fuerzas de seguridad, la justicia provincial y federal, integrantes del gobierno santafesino y en algunos trabajadores de prensa.

Esteban Lindor Alvarado recuperará la libertad en poco tiempo si ya no lo hizo.

“El rosarino Esteban Alvarado fue condenado en un juicio abreviado a seis años y seis meses de prisión como jefe de una asociación ilícita dedicada al robo de vehículos en el conurbano norte bonaerense, que resultaban posteriormente desguazados en Rosario. Un juez superior de un Tribunal Oral Criminal de San Isidro avaló el acuerdo alcanzado entre fiscalía y defensa pero, llamativamente, absolviendo a la mayoría de los integrantes de la banda en 32 de los 50 delitos que los mismos imputados reconocían haber cometido en el abreviado. La primera consecuencia del veredicto es que Alvarado recupera automáticamente la libertad merced a que el período que estuvo detenido supera la mitad del tiempo de la condena. Eso le posibilita el beneficio de la libertad asistida que es la primera etapa antes de obtener la libertad condicional”, sostenía la información.

El 3 de agosto de 2013, cuando Alvarado fue detenido, le decomisaron una computadora en la que “el Esteban” tenía muchos videos. Muestran cómo, desde una camioneta, se graba el momento en que una avioneta Cessna monomotor aterriza y luego despega en un camino rural acondicionado a manera de pista clandestina. Imágenes de autos siniestrados siendo compactados; fotos de familia y grabaciones de Alvarado con su esposa y su hijo, una de ellas manejando un Audi a más de 270 kilómetros por hora por la autopista. Y más de un millón de pesos, en fajos, almacenados en un horno de la casa de Alvarado.

Pero en la celda 301 de la cárcel de Campana, donde estaba alojado, había muchas comodidades, entre ellas, teléfonos celulares. Hubo una orden judicial y comenzaron las escuchas. El 27 de setiembre de 2013, por ejemplo, desde la cárcel pregunta: "¿Por qué tema es? ¿Por autos?". A lo que del otro lado, una persona NN, le aclaró: "Es por lo que le encontraron al Esteban en la computadora". Y en medio de ese cruce de mensajes, el NN que estaba mirando la televisión escribió: "Mostraron una camioneta siguiendo una avioneta. Por la droga". Otro mensaje de texto que está en la causa y es examinado por los investigadores se produjo el viernes 5 de septiembre. "Megaoperativo en Funes. Garita 16. Casa Quinta", escribió a uno de los celulares que había en poder de Alvarado, a manera de alerta, una persona aún no identificada. Y agregó: "No dicen de quien es, pero está Canal 3 en vivo. Es en once lugares. No nombran a nadie. Está la Federal". El operativo en cuestión era la detención de Delfín David Zacarías en una casa de Las Achiras 2528, a la altura de la garita 16 de Funes. El procedimiento fue expuesto públicamente por el propio secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, quien calificó lo incautado como parte de "la cocina de drogas más grande de la Argentina". Zacarías fue procesado por el juez federal rosarino, Carlos Vera Barros.

Alvarado, ahora, estará en libertad. Un gran triunfo del mundo paralelo del narcotráfico. Ese que tiene sus tiempos, su justicia, su dinero y que mata cuando se le da la gana, usando, fundamentalmente, a las pibas y los pibes desesperados que abundan en las ex ciudades obreras. Ese mundo que creció por el silencio cómplice de parte de la política, el empresariado, la justicia y los grandes medios de comunicación.

Fuentes: “La Capital”, 27 de octubre de 2013 y viernes 3 de junio de 2016; denuncias del autor de esta nota ante la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, en febrero de 2013 y ante la justicia federal de Rosario.