Tropas estadounidenses en Honduras intervendrán en Venezuela, según el Comando Sur (ANNCOL / RL) Honduras: Base Soto Cano, tropas militares gringas Por Dick y Mirian Emanuelsson Tropas norteamericanas en la base militar Soto Cano (Pa...

Tropas estadounidenses en Honduras intervendrán en Venezuela, según el Comando Sur (ANNCOL / RL)

Honduras - Base USA

Honduras: Base Soto Cano, tropas militares gringas

Dick y Miriam Emanuelsson

Por Dick y Mirian Emanuelsson

Tropas norteamericanas en la base militar Soto Cano (Palmerola). Tiene la pista de aterrizaje más larga de Centroamérica. Aquí aterrizó el avión con militares hondureños que habían secuestrado el derrocado presidente Manuel Zelaya el 28 de junio de 2009. El avión quedó 15 minutos y de ahi partió hacía Costa Rica donde fue entregado. ¿Porqué Palmerola?

“¡ Tienen que ir ! ¡ No queremos bases militares aquí !”

Fuerzas Especiales estadounidenses, concentradas en su base militar Soto Cano (Palmerola) en Honduras, serán trasladadas para intervenir en Venezuela, según el jefe del Comando Sur, Kurt Tidd.

El origen de esta acción se basa en un papel de trabajo del Comando Sur bajo el título “Operación Venezuela Freedom - 2”, firmado por el almirante Kurt Tidd, su actual jefe, fechado el 25 de febrero de 2016.

El extenso documento subraya 12 tareas tácticas y estratégicas que terminará en crear las condiciones políticas, económicas y militares para ejecutar la Carta Democrática de la OEA y así legitimar la intervención militar estadounidense en Venezuela.

Es más o menos la misma posición que expresó el anterior jefe del Comando Sur, John Kelly, en octubre de 2015 en una entrevista otorgada a CNN. Ahí declaró que sí, los Estados Unidos están dispuestos a intervenir en Venezuela si la OEA o la ONU así lo pide, declaración insólita ya que Kelly es militar y no político.

La base gringa en Honduras y el cerco militar a Venezuela

En el documento “Operación Venezuela Freedom - 2” el jefe del Comando Sur escribe lo siguiente: ”Si bien en la situación militar no podemos actuar ahora abiertamente, con las fuerzas especiales aquí presentes hay que concretar lo ya anteriormente planificado para la Fase 2 (Tenaza) de la operación. Los entrenamientos y aprestos operacionales de los últimos meses, con la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo en la base de Palmerola, en Comayagua -Honduras, la Fuerza de Tarea Conjunta Inteligencia Sur-, permite colocar tales componentes en condiciones de actuar rápidamente en un arco geoestratégico apoyado en las bases militares de 'control y monitoreo' en las islas antillanas de Aruba (Reina Beatriz) y Curazao (Hato Rey); en Arauca (Colombia), Larandia (Colombia), Tres Esquinas (Colombia), Puerto Leguízamo (Colombia), Florencia y Leticia en Colombia; todo ello como Lugar de Operaciones de Avanzada (FOL), con proyecciones sobre la región central de Venezuela donde se concentra el poderío político - militar”, para luego enumerar los activos militares dispuestos para la operación.

Recuerda lo que decía el senador Paúl Cover Dale cuando el congreso estadounidense comenzó el debate sobre Plan Colombia 1999: “Para controlar a Venezuela es indispensable ocupar militarmente a Colombia”.

Lo escrito arriba describe una maniobra militar, un cerco a Venezuela de los países vecinos.

No es un secreto que EE. UU. controla a Colombia desde la década de los 1950 y desde el 2010 tienen siete bases militares cuyas tareas se basan principalmente en combatir las guerrillas de las FARC y ELN pero también pueden movilizar tropas y aviones rápidamente hacia Venezuela.

Reacciona el diputado Rafael Alegría

Los planes de guerra desde el suelo hondureño indigna a Rafael Alegría, diputado en el congreso nacional por el Partido Libertad y Refundación (Libre) y coordinador de Vía Campesina en Honduras. Rechaza tajantemente las nuevas intenciones estadounidenses de intervenir en Venezuela con tropas norteamericanas trasladadas desde su base militar en Soto Cano (Palmerola) en Honduras a la tierra de Simón Bolívar.

-Es clarísima la intervención de EE. UU. en los asuntos internos de los latinoamericanos. Los hondureños tenemos un puñal clavado en el corazón nuestro, que es la base de Palmerola.

Ahora con la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo en la base gringa de Palmerola, ha jugado ya un papel condenable. Por qué esa base la pusieron aquí para apoyar la contrarrevolución que operaba en Centroamérica de los años ' 90 y para atacar los movimientos sociales y populares y los gobiernos democráticos de la región. No están dispuestos a cederla, salvo cuando tengamos un gobierno del pueblo. ¡ Tienen que ir ! No queremos bases militares aquí. Pero igualmente Latinoamérica está llena de bases militares estadounidenses. No es más que un reflejo que tienen miedo que los pueblos sean libres. Y el ejemplo de Venezuela le tiene miedo terrible, subraya Alegría.

Las invasiones a Guatemala desde Honduras

Recuerda que desde Honduras salió el 18 de junio de 1954 la expedición organizada por la CIA para derrocar al presidente progresista de Guatemala, Jacobo Arbenz. La expedición fue preparada y encabezada por el coronel guatemalteco Carlos Castillo Armas 1953 - 1954. Tenía a su disposición unidades militares de las Fuerzas Especiales que habían sido entrenadas en Estados Unidos. En su invasión a su propia patria explotaron los puentes claves y cortando las líneas de telégrafo.

El secretario de Estado de los EE. UU., John Foster Dulles respaldaba a Castillo Armas. El jefe de la CIA, Allen Dulles, y el embajador estadounidense en Guatemala, John Peurifoy, financiaban la intervención a Guatemala para preservar el poder y los intereses de United Fruit Company en el país centroamericano que había iniciado una moderada reforma agraria. El presidente Dwight Eisenhower dió su respaldo a la invasión.

La invasión de Playa Girón

Siete años después, en territorio guatemalteco, la CIA organizó campamentos para instruir militarmente a los cubanos exiliados que serían los mercenarios en la invasión de la Playa Girón en Cuba.

Honduras no se quedó afuera de esta invasión de tierras guatemaltecas

El actor y periodista norteamericano David A. Phillips fue enviado por la CIA a Honduras donde se instaló en la pequeña isla de Cisne (Swan en inglés) en el Caribe, lo más cerca a Cuba y armó una de las más potentes emisoras radiales. Operaba como herramienta en la guerra psicológica y la preparación ideológica para la invasión de Cuba revolucionaría. Phillips había tenido la misma misión en la preparación ante la invasión de Guatemala y con éxito.

Radio Swan declaraba, por ejemplo lo siguiente: “¡ Madre cubana !, escucha esto: la próxima ley del gobierno será quitarte a tus hijos desde los cinco hasta los dieciocho años. ¡ Miliciano !, ten cuidado cuando vayas a salir: Hazlo igual que en Rusia, en grupos de tres. Si no quieres morir; pásate a las filas de la verdadera revolución. Fidel está buscando un medio para destruir la Iglesia, pero eso no podrá ser: ¡ Cubano !, ve a la iglesia y sigue las orientaciones del clero”.

La guerra USA contra los vecinos de Honduras

Honduras fue el Portavión fijo durante la guerra de los Contras nicaragüenses en la década de los 90´ y en contra la guerra de liberación salvadoreña liderada por el FMLN. “Era una playa Girón diariamente”, me decía un miliciano nicaragüense en 1983, cuando venía de la frontera con Honduras. Ahí incursionaba la contrarrevolución, armada, financiada y sostenida por los Estados Unidos en una guerra terrorista que costó a Nicaragua más de 50.000 de sus mejores hijos e hijas. En Honduras, donde el hombre fuerte era John Negroponte, los Contras tenían sus propias bases militares.

En Honduras fueron preparadas también las fuerzas especiales salvadoreñas, entrenadas por los militares estadounidenses y argentinos, que además los instruyeron en tortura sofisticada.

“Próximamente Honduras - Caracas”

Y ahora, desde su base militar Palmerola, en Honduras, está lista la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo para ser enviada a Venezuela, dizque para salvar al pueblo venezolano de la “caótica situación”, como decía John Kelly.

Recuerda que la base Palmerola, o Soto Cano, tiene la pista de aterrizaje más larga de Centroamérica y ha sido reforzada en 2013 con otras 700 camas para albergar la misma cantidad de unidades militares. ¿Para qué? se preguntan hoy los hondureños.