¡¡ A la vida le apostamos todo, a la muerte nada !! “Vos tenés la bala… yo la palabra. La bala muere al detonarse… la palabra vive al replicarse” Berta Cáceres La Asociación de Derechos Hum...

¡¡ A la vida le apostamos todo, a la muerte nada !!

clip_image002

“Vos tenés la bala… yo la palabra.
La bala muere al detonarse… la palabra vive al replicarse”

Berta Cáceres

La Asociación de Derechos Humanos “Justicia Social Por Colombia” y Marcha Patriótica -Capítulo Argentina- vemos con amplia preocupación los recientes hechos ocurridos contra miembros de nuestra organización y de otras organizaciones hermanas quienes fueron asesinados en la última semana.

Se trata de William Alexander Oime, líder indígena perteneciente a la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), quien fue asesinado en Popayan el día 1º de marzo; Maricela Tombe, lideresa campesina y presidenta de la Asociación Campesina Ambiental de Playarica (ASCAP) que, a su vez, hace parte del Congreso de los Pueblos, asesinada el 28 de febrero en Playarica (Tambo, Cauca); Klaus Zapata, miembro de la Juventud Comunista de Colombia (JUCO), asesinado el 6 de marzo en Soacha y William Castillo, dirigente de la Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó (AHERAMIGUA) y miembro de Marcha Patriótica, asesinado el 7 de marzo en El Bagre (Antioquia).

Estos hechos se suman a los más de 120 casos de hombres y mujeres asesinadas pertenecientes a Marcha Patriótica en cuatro años de constitución de esta organización y a los muchos otros casos de violencia contra el movimiento social, campesino, indígena, afrodescendiente y político en Colombia.

Rechazamos vehementemente estos hechos que nos demuestran que el aparato criminal estatal y paraestatal en nuestro país no se ha desactivado, y que, por el contrario, está reorganizando sus fuerzas en contra del disenso, el pensamiento crítico y de los procesos de lucha urbanos y rurales, con lo cual pretende bombardear la más cercana esperanza de construir un país verdaderamente democrático y justo para todos y todas.

Exigimos al gobierno colombiano y a las instituciones encargadas de ello, investigar y juzgar a los responsables.

A los medios masivos de comunicación, exigimos no atizar más el odio contra los hombres y mujeres que nos pensamos un país distinto.

Y al pueblo colombiano, solicitamos no bajar los brazos ante esta arremetida criminal, porque el sueño de un país distinto lo conseguiremos entre todos y todas resistiendo, proponiendo y construyendo.