Histórico: Ley de Educación Sexual para Honduras Por Ricardo Ellner @r_ellner Hasta hace algunos días, era impensable colocar como tema de debate público en Honduras “la sexualidad” y t...

Histórico: Ley de Educación Sexual para Honduras

ley-educacion-sexual-integral

Ricardo Ellner

Por Ricardo Ellner

@r_ellner

Hasta hace algunos días, era impensable colocar como tema de debate público en Honduras “la sexualidad” y todo lo que engloba. Sin embargo, fue la sub jefa de la bancada del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), Dra. Scherly Arriaga, que avanzó en romper el paradigma e introdujo en el seno del Congreso Nacional el proyecto de “Ley de Educación Integral de la Sexualidad”.

La cúpula gobernante en Honduras es en extracto conservadora e hipócritamente religiosa. Por ejemplo, el ex director del Instituto Hondureño se Seguridad Social (IHSS), Mario Zelaya, militante del Partido Nacional con funciones en gobierno, no se perdía su matinal misa, entregaba su diezmo puntal, rezaba constantemente pero permitió el saqueo de esa institución por más de 350 millones de dólares para beneficiar la campaña electoral de Juan Hernández.

Ese conservadurismo también provocó que recién pasado el Golpe de Estado en 2009, el gobierno de facto que encabezó Roberto Micheletti, prohibiera el 21 de octubre desde la Secretaría de Salud, mediante ACUERDO Nº 2.744 la promoción, el uso, venta y compra relacionada con la Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE).

La PAE, para pensar puntualmente en un caso de privación en el acceso, es el método anticonceptivo más indicado para evitar un embarazo luego de una relación sexual desprotegida, según lo avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero los gobiernos conservadores que han gobernado desde el 28 de junio de 2009 la han “criminalizado y satanizado”.

Cifras escalofriantes como la del 24% en promedio nacional de embarazos en adolescentes de 15 a 19 años, representa un número absoluto de 98.906 adolescentes que han estado o se encuentran embarazadas al momento de la encuesta entre el 2011 y 2012, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDESA).

Más datos horrorizantes que arroja el programa de encuesta son las brechas existentes entre diversos grupos poblacionales: 29,3% de las adolescentes rurales se ha embarazado alguna vez, frente al 19,2% de las urbanas. Asimismo, el 15,9% de las adolescentes con educación secundaria han estado embarazadas, frente al 47,2% de las que sólo llegaron al primer grado. Y el porcentaje de adolescentes embarazadas que vive en los hogares más pobres es del 35,4% mientras que para las del quintil de mayores ingresos, es del 10,8%.

Y es en consecuencia a ese problema tan grave que afecta a la población, que la joven representante del Partido socialista y democrático LIBRE, la diputada Arriaga señaló que uno de los “puntos de partida es considerar el embarazo en adolescentes como un problema social que atañe a su desarrollo, a sus familias y la comunidad”.

En la actualidad, debido al desinterés del régimen nacionalista, son muy pocas las personas jóvenes que reciben una adecuada preparación para la vida sexual y los cuidados de los cuerpos. “Este hecho los hace potencialmente vulnerables frente a la coerción, el abuso, la explotación, el embarazo no planificado y las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluyendo el VIH”, enfatizó la sub jefa de LIBRE en el parlamento.

EDUCACIÓN SEXUAL

El importante proyecto de ley, que la mayoría de la población espera que no se engavete en el Congreso Nacional que dirigen los conservadores, es una clara visión política de parte del Partido de Izquierda con la pretensión que la violencia contra las mujeres sea en parte mitigado en las escuelas como escenarios de protección de derechos.

La diputada Arriaga, definió el contexto de la ley como la posibilidad de que “una educación en sexualidad efectiva puede brindar la información culturalmente relevante, científicamente rigurosa y apropiada a la edad del estudiante”.

“Ésta debe incluir situaciones estructuradas que les permitan explorar sus valores y actitudes, poniendo en práctica competencias esenciales para la toma de decisiones para elegir con fundamento la forma que desea conducir su vida sexual”, explicó la Sub Jefa del partido más fuerte en oposición, LIBRE.

Pero es importante hacer un breve paréntesis para remarcar que la educación puede observarse en un plano bidimensional insoslayable. En un sentido referido a la capacidad de saber pensar y en otro, al saber convivir. No basta para estar adecuada o adecuado dominar los conocimientos más avanzados, es preciso más bien, dominar la capacidad de discernir, de analizar y de poder criticar.

Es en referencia a esto, que es plausible plantear a la educación como un fenómeno referido al desarrollo integral de todas las potencialidades del ser humano, por lo cual es necesario señalar que la educación no se circunscribe a las etapas infantil y juvenil, sino a todo el decurso de la existencia. Esto plantea el alcance, indefectible, que la educación no tiene lugar solamente en el ámbito escolar formalizado sino en ámbitos (no formales académicamente hablando) como los escenarios de la vida: la familia, la calle, los medios de comunicación.

En esa perspectiva, la congresista Arriaga, manifestó en una histórica jornada en el CN de Honduras que “la educación integral para la sexualidad debe ser enmarcada dentro del derecho humano -del educando- a la educación y a acceder al conocimiento que propicie el desarrollo de su personalidad y de sus capacidades en condiciones de libertad, igualdad y sin discriminación teniendo como eje transversal el respeto a su dignidad tal como lo establece la Ley Fundamental de Educación”.

“La educación integral para la sexualidad es un componente necesario del derecho fundamental a la salud consagrado en la Constitución de la República en su Artículo 145 y en particular la protección a la salud sexual y reproductiva, que encuentra clara y explícita recepción y reconocimiento en el derecho internacional de derechos humanos”, refirió la diputada socialista.

Mismas protecciones que encuentran plataformas internacionales en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención Internacional para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y en la Declaración y el Programa de Acción de la Conferencia Internacional de Derechos Humanos, (Viena), el Programa de Acción de la Conferencia Mundial de la Mujer de Beijing y el Programa de Acción de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo.

La diputada Arriaga hizo énfasis en que “la Constitución en el Artículo 151 establece que la educación es función esencial del Estado y que la educación nacional será laica y se fundamentará en los principios esenciales de la democracia” por lo que agrega que “la Ley Marco para el Desarrollo Integral de la Juventud establece el derecho de las personas jóvenes a la atención integral de su salud, así como a recibir educación y orientación sobre la misma”.

El desarrollo de una verdadera política de educación sexual en Honduras contribuirá a debilitar los cimientos de la cultura patriarcal. La propuesta de ley del Partido LIBRE introducida a través de la sub jefa de Bancada, Scherly Arriaga, se convierte en un hecho histórico para la población y reafirma el programa político de la institución de izquierda en ampliación de derechos para la ciudadanía.

Inmersos en la cultural androcéntrica hay que promover la contrahegemonía y lograr verdaderos espacios de equilibrio emocional (individual y colectivo), de buen uso del término sexualidad, de la correcta identidad sexual, de la relación social enriquecedora que contribuyan a solucionar los problemas en lugar de arrastrarlos indefinidamente con toda la angustia y el dolor que conlleva la opresión. Esta es, sin duda, la oportunidad para que la escuela recupere su laicismo y abra no solamente sus puertas sino también sus oídos a la teoría y práctica de la educación sexual integral.